lunes, diciembre 10, 2007

Un segundo


El domingo nueve terminó la exposición de Tunick en el MUCA. Tuve que ir a la UNAM por mi foto, digo, no estuve en pelotas casi una hora para no obtener nada, ¿verdad? El hecho es que Marco y yo nos lanzamos la mañana del sábado por nuestras fotos. Y la experiencia de reencontrarse con la anécdota sirvió horrores. Recordé, en unos minutos toda esa mañana en la que Manuel, Lalo, Marco y yo quedamos con todo al aire -claro, con otros 20 mil más- en pleno zócalo. Recordé la tranquilidad de estar en la posición fetal, sobre el frío de la laja en el zócalo y pensando en nada... en nada. Quizá así sea la paz de la piedra fría de la tumba o de la plancha de un quirófano. Quién sabe... El hecho, antes de que divague más, es que tengo en mis manos la foto que regalaron a todos los miles de modelos, que para mi gusto fue la peor, y pues a pesar de que esté fea y simétrica, creo que la enmarcaré pero para recordar el momento en que ese señor fotógrafo de no sé dónde me regaló un segundo de paz.

___________

Ah por cierto, en la pic estoy de espaldas buscando dónde carajos estamos. La tomó Marco.

Mordida...

Un consejo, primero noten de qué es el pastel antes de lanzar al jefe sobre una tarta de pie helado sabor guayaba con doble capa de ate de membrillo y base crocante de Crusli. En la foto, Rueda, el director editorial de CAMBIO, es embarrado por Selene, mientras yo alcanzo a empujar su cadera. A los lados la mamá del cumpleañero y el, todavía, alcalde de Puebla, Enrique Doger. Atrás sale la Pua Cataño (sí, escribí Pua, no malinterpreten) y el Yoni que estaba entre sorprendido y cagado de la risa.
Ah por cierto, el empujón de cadera se me ocurrió cuando Selene me ganó la moyera de Arturo. La foto... no sé de quién es. Pero la publicó Zeus Munive hoy en CAMBIO.

domingo, diciembre 09, 2007

¡Arriiba las manos, putos!


Todo un ángel de Charly, diría Yonadab. No pues la neta, no. Nomás soy yo en medio de una práctica de tiro en la Policía Municipal.

jueves, diciembre 06, 2007

My name is

En momentos como éste, en el que no pasa nada, en el que ya me la llevo de muertito hasta que me den vacaciones, es que pierdo el tiempo en datos inútiles. Son divertidos y siempre llegan por los canales más típicos. En uno de esos horribles y aburridos fowards me llegó una página para conocer el significado de tu nombre, ja, por lo menos fue divertido.
Acá está todo lo que encontré...

Edmundo

Significado: El que protege sus tierras. Nombre de origen germano.
(¿Tierras? ¡Si no tengo casa propia!)

Naturaleza emotiva: Se manifiesta en la expresión artística, las cosas del honor y las del humor. Ama el color, las proporciones y el ánimo alegre. Le gusta sentirse complementado.
(¡Soy daltónico!)

Naturaleza expresiva: Es adaptable. Se expresa airosamente en cualquier nivel. Gentil, vivaz y amigable. Ama lo que está más allá de la superficie de los seres y de las cosas.
(Así o más filosófico...)

Caracteristicas: Es práctico, organizado y le gusta mantener todo bajo control. Es perseverante en todo lo que emprende y piensa muy bien cada decisión que toma.
(Ahí sí coincido)

Amor: Cuando encuentra a alguien que significa algo especial en su vida se muestra confiado y distendido.
(¿Distendido? Esa palabra ni está en el diccionario)

Talento Natural: Es mente de pensamiento previsor. Se expresa como pensador práctico, que planea en grande y al planear se sirve simultáneamente de la codificación y de la demolición. Recibe aumento en las empresas que requieren de métodos de esfuerzo organizado.
Su mente es tanto más previsora cuanto más extensa es la empresa. Ama lo importante, lo que requiere tiempo y obra con el tiempo. Podría destacar en profesiones como experto en eficiencia, industrial, ejecutivo, editor o crítico editorial, comerciante, empleado público, banquero, interprete.
(Casi le atinan, bueno aunque sí he sido editor, pero fue por poco tiempo)

Ahora que veo, ni el nombre me salvó de lo daltónico.
Si mal no me contaron, mi madre lo escogió en honor a uno de sus hermanos que murió, el menor de toda su familia. El tío Edmundo murió a los tres meses de nacido y era el menor de todos los hijos del abuelo Filemón. Por tal casualidad fue que me pusieron ese nombre.

miércoles, diciembre 05, 2007

De hueva y el karma

Que si las cifras de la PGJ han sido maquilladas (¿apoco?), que si son más suicidios los ocurridos que los reportados (¡no me digan!), que hoy tendré que hacer uso de la creatividad para sacar la nota nuestra de cada día (no hay pez), que hoy hasta el frío espantó a la información (y a nosotros los reporteros nos vuelve más huevones). Y hoy lo más relevante en mi día fue una breve lección entre el karma y el dharma.

***

La mirada se me desencajó cuando vi la escena: con las cuencas vacías de ojos un hombre caminaba a punta de bastón en la esquina de la 7 Poniente y la 5 Sur. En el pecho llevaba un letrero donde decía algo así como “que Dios te de ojos para no ignorarme”. Bajo el letrero colgaba una pequeña cubeta que creo era verde. A unos pasos de mí la culpa se me arremolinó en el bolsillo. La mano mecánicamente jaló una moneda de la bolsa delantera derecha del pantalón. Tomé la primera que sentí, era de diez, lo noté cuando iba cayendo dentro de la cubeta. Era la más grande que había caído dentro del balde, lo noté porque hurgué con la mirada cómo iba en su día el señor. Pero mi curiosidad despertó el enojo del invidente. Quién sabe cómo el señor detectó cercana mi presencia y pensó que alguien le robaba las pocas monedas del día. En improvisada defensa comenzó a bastonear, casi me pega. Yo me hice para atrás y escapé cuando el microbús para la oficina. Subí a la ruta 4 mientras notaba que mi última moneda se la había dejado al señor. Pagué con las de 20 y 10 centavos que encontré entre el maletón de la laptop. Hice parada diez minutos de un viaje en el que me la pasé pensando si fue mucho o poco lo dado a aquel espectral anciano que casi me tira los dientes de un bastonazo. Y en la baba bajé del microbús a unos pasos de la caracola que es la iglesia de Huexotitla, a metros de la oficina de redacción. Antes que pusiera los dos pies en el piso el chofer arrancó como suelen hacerlo, sin cerciorarse de que el pasajero haya bajado. Y yo, que casi no grito, que no me enojo, que lo rabioso me sale nomás cuando amerita, pues terminé hecho bilis por temor a ser la víctima ciento setenta y tantos del transporte público. “¡Aguanta cabrón!”, le grité al chofer mientras hacía una suerte digna de trapecista para caer del modo más elegante. “¡Vas que vuelas…! ¡¿Se murió tu puta madre?! ¡Vas que vuelas por la herencia!”, grité mientras el chofer volteaba por el espejo lateral y yo le encorvaba el brazo derecho en el tipo ademán de “¡chingas a tu madre!”. ¿Sería castigo por pensar tanto en el monto de la limosna al viejito? Quién sabe, pero yo ya maldecía a la caridad cuando, minutos más tarde, me daba cuenta que no me alcanzaba para mi jugo de durazno. Chale. Tuve que pedir prestado pero me sentí mal por seguir regateándole la limosna a aquél viejecillo con el pensamiento. Me toqué el pecho y me sorprendí. En mi bolsa de la chamarra, pegada al pecho y del lado del corazón, estaba una moneda de diez pesos. Como si alguien me hubiera cerrado el hocico.

jueves, noviembre 29, 2007

Noticias (bis)

La mala

El góber precioso fue exonerado por la Suprema Corte de Justicia de la Nación.
Si quieren enterarse de todo el pancho, lean CAMBIO.

La buena

Associated Press subió algo de información sobre el tema. Y ya aparece mi colaboración. ¡Chido!
Si quieren checar el link, clic aquí.

miércoles, noviembre 28, 2007

Diálogo

—¿Te gustan los nachos?—
—No. Dávila está muy gordo y Juárez muy flaco...—
— (...) —
—¿No preguntabas por “Los Nachos”?—
—No, pero tu respuesta fue mucho mejor que mi pregunta.—

Por fin


Cuatro años y medio de carrera.
Año y medio haciendome wey.
Seis meses para el curso del examen profesional.
100 reactivos y 40 minutos en la prueba.
Un año más por la espera de trámites (maldita burocracia)
Y todo, para unos segundos, no más de diez o quince pasos.
Eso de la titulada sí cuesta.

martes, noviembre 27, 2007

Trío para los tiras

“Canto al pie de tu ventana, pa’ que sepas que te quiero…”, comenzó a entonar el vetusto trío afuera de Casa de Cambio Puebla. Fue idea de Mauricio García León, reportero de Intolerancia, pagarle al trío para que de una vez por todas saliera alguna autoridad federal a dar explicaciones de porqué habían llegado casi 60 agentes a catear la casa matriz de esa casa de cambio.
Tengo que admitir que yo le hice segunda y el buen Lobato, fotógrafo de Milenio, comenzó a hacer la coperacha.
Por reportero pusimos 50 pesos para que el trío se cantara una canción. Yo ni sabía que la rola se llamaba “Serenata huasteca”, pero la sugerí.
Y se la echaron.
Lo más chistoso fue que los del trío salieron corriendo cuando vieron que los AFIs, encapuchados y con arma larga al hombro o en mano, se les iban encima para que dejaran trabajar dentro a los del ministerio público federal.
A las risas por la serenata debo agregar los tacos de canasta que me tragué con las manos puercas, al pancho a los agentes de Hacienda para que soltaran información, y la espera de más de ocho horas para que hubiera algún tipo de movimiento.
Si bien no me quedé hasta las 7 de la mañana del otro día, hora en que dejaron salir a Eusebio San Martín, el socio mayoritario de Casa de Cambio Puebla , sí me enteré que un gerente de la empresa era Alfonso Barraza Urusuástegui, alias “El Piri”, un wey que lavaba el dinero de "la Reina del Pacífico", nomás.
Ah quién viera.
Y luego dicen que Puebla es tan tranquila.
Por cierto, la foto debo agradecerla al buen Lobato.

jueves, noviembre 22, 2007

(...)

Hey dad, what do you think about your son now?
Filter / Take a picture

Es curioso.
Cualquier celebración no me sabe igual.
Él no va a estar.
Y me duele.
Debo admitirlo.
La tarde será uno de esos momentos donde me falte el aliento.
_____________
La imagen me la robé hace tiempo de un sitio donde hablaban de la cinta C.R.A.Z.Y., cualquier parecido con la vida, es mera coincidencia.

Noticias

LAS BUENAS

AP dijo sí.
Hoy me entregan el grado académico.
El 30 el IES me paga todo el cuatrimestre.
Llegó al mundo el heredero de mi hermano.

LAS MALAS

Estoy a prueba por unos meses. No es un sí rotundo.
Mi papá no viene a la ceremonia.
Ya debo más de la mitad de lo que me pagará el IES.
El hijo de mi hermano también se llamará Alfonso. Alfonso III, será.

Cuándo entenderé

Si me dejan en la calle me arreglo,
si me sueltan en el mar yo me vuelvo,
si me encierran en la cárcel me suelto,
si la noche se oscurece me enciendo…

Vicentico/Si me dejan

Mi padre me lo ha dicho una y mil veces.
“No hagas planes con el dinero que no tienes en las manos”.
Me lo dijo una y mil veces y no entendí.
Me cae que yo no entiendo.
Después de una semana como la que pasé, espero entenderlo.

jueves, noviembre 15, 2007

¡Quién la viera!

La foto de arriba (de autor desconocido, pero no por es ignoraro) nos fue tomada a las compañeritas que cubren la fuente de Gobierno en pleno bazar navideño de Casa Puebla. Ya saben, después de entrevistar al Marqués de las Tierras del Coñac, de darse una vuelta por el bazar aquél lleno de señoras encopetadas a todas ellas y a los compañeros que cubren la fuente cuando vieron a Gina, ex reportera de USN que anda libre unos días para aquello de acabar su tesis, vestida como integrante de una Tuna.
¡¿Qué?! Sí, ahí andaba la señorita con guitarra en mano y el vestido propio de bombacho abejorro, y así como es ella, desenfadada, con una sonrisota posó para tomarse la foto con todos nosotros.
De izquierda a derecha aparecen Joseline Santos, de Al portador; Alejandra Rosas, de Abc Radio; Gina Vallejo, con todo y guitarra; la Clau Aguilar, de Milenio Puebla, y la niña Pemets, Paty Gutiérrez, de Ultra Sistema de Noticias.

martes, noviembre 06, 2007

...y que me sonrojo

De mal humor, muerto de hambre y en pleno lunes, estaba yo en el changarro de doña Lupe ("la que te escupe", como le dice el compañerito Yonadab) esperando mi torta cubana, con pocas rajas y sin cebolla, cuando una muchacha que rondaría en los 20 años llegó por una torta italana. Después de pedir sacó su cicarrera y me pidió fuego, de una manera que incluso me atemorizó.
-¿Tendrás un encendedor..?-preguntó, así, sencillo y en seco, pero en su cara puso tal gesto que yo irremediablemente me sonrojé sin tener motivo. Apenas y pude seguir con el diálogo.
-No fumo-dije yo sonrojado.
-Ah, haces bien-dijo la mujer e inmediatamente buscó en su bolsa. Tenía el encendedor dentro del bolso, simplemente no buscó. Cuando encontró el encendedor ahora ella era la sonrojada.
Y aunque la ocasión no provocó el mayor de los bochornos sí me dejó un tanto contrariado y con la risita burlona guardada en la garganta.

miércoles, octubre 31, 2007

Hasta nuevo aviso

Bueno… hoy fue el día del posteo incesante.
Quería dejar algo más en este blog ahora que se acaba octubre, antes justo de que tome mi mochila, mi chamarra y salga disparado a aquella fortaleza de hierba en la que aún sigue mi papá, donde por cierto debe estar helando.
Y aunque realmente ya no sé ni quién lee este espacio… porque hay gente que lo odia, gente a la que le gusta, o incluso, hay personas en específico que hasta “miedo de leerlo tienen”, y así lo han dicho. Otras tantas indeseables han llegado a encontrarlo para saber sobre terceras personas de mi vida, que son importantes claro. Por los últimos casos es que he pensado en borrarlo.
Pero, debo admitir, un poco de exposición ayuda con ese desahogo personal.
Ni modo.
Ahora tengo que hacerlo, y postear.
Tengo esa necesidad.
Increíble.
Y si no lo llevara a cabo yo creo que me volvería loco.
Así que antes de que se acabe octubre dejo dos escritos por ahí y éste extra.
Me despido por unos días, porque, por fin, me voy de puente.
Casi por casualidad en la universidad y en la redacción se pudieron de acuerdo y me dieron días libres.
Estos días de muertos este blog andará igual, muerto, a menos de que yo tenga un ataque de inseguridad más, o a menos de que mi relación padre-hijo tenga una crisis. O de plano, cosa que no creo, se me aparezca algún hecho que reporte en mí tal ansiedad que me obligue a venir a colgarlo a la red.
En caso contrario, hasta luego.

So unsexy

I can feel so unsexy, for some so beautiful
So unloved and for someone so fine
I can feel so boring, for some so interesting…
So ignorant for someone of sound mind
Alanis Morissette / So unsexy

Apenas hablaba sobre el amor propio.
Y creo que es algo que no tengo muy arriba últimamente.
Le decía a la Leche (vía chat) que ya no sentía tener nada de chispa, que si algún día me sentía coqueto me comenzaba yo a sentir con una personalidad desdibujada, un poco torpe, un tanto tonto, prematuramente viejo.
Increíble, pero el cumplir los 25 años me pegó.
El encontrarme canas no me ayudó mucho.
Comentarios de compañeros como “Mundo, no escondas la panza”, “Ay wey, si ya estás más cachetón”, “Ya no cenes carnal”, tampoco ayudan.
Mucho menos el que mis alumnos no me crean que tengo 25 y de 28 o 29 no me bajen.
Cada vez esa solución de darme un tiro antes de que llegue a los 50, para no morir achacoso, se me hace un remedio práctico para no tocar la decadencia.
A veces, por ejemplo ahora que noto lo que escribo, me quiero dar de topes y reanimarme, decirme todo lo contrario. Pareciera que yo mismo soy mi peor enemigo.
“When will I start stayin’ with myself”, se pregunta la Morissette en “So unsexy”. Y siento que la canción, en esa lírica desesperada, me queda tan a la medida.
A veces me siento igual.
A veces me pregunto lo mismo.

10 rolas que me llevo de viaje

Casi imposible fue, pero pude hacerlo. Decidirme por 10 rolas que tenía que trepar al iPod ahora que me voy de viaje. Pensando en que hará frío, en que será un recorrido de dos horas y cacho hasta los límites entre la huasteca hidalguense y la sierra norte de Puebla, en que pienso casi ver el paisaje por el que no pasaba hace rato ya… pues… decidí que estas, son parte de las rolas me llevaré. Son, por lo menos para mí, indispensables.

  1. Bachelorette/ Björk. No sé porqué siempre se me antoja escucharla cuando el camión pasa por los espesos bosques que hay entre Tlaxcala y Puebla.
  2. Dreams / The Corrs. Un cover a la rola original de Stevie Nicks. Si bien esta banda no es mi hit, me encanta cómo suena el arreglito del violín. Ideal para irse a acurrucando en el camión.
  3. Veridis Quo / Daft Punk. Me quedé con las ganas de verlos. Ni modo, pero llevo su versión con un inicio que me hace sentir una barroca música electrónica. Amo esta canción.
  4. Tuna / Hooverphonic. Me hace sentir en un recorrido épico. Ni idea, pero la voz cálida y a la vez inocente de la cantante me da tranquilidad y el sencillo inicio me transporta. Me hace sentir en casa.
  5. Fast as you can / Fiona Apple. Adoro a la Apple. Y cuando me da impaciencia llegar a un lugar siempre me pongo literal con esta rola. Aunque ‘Paperbag’ es mi favorita de ésta mujer.
  6. Song 2 / Blur. Sí, esta me desahoga en caso de que el compañero de viaje no sea de mi agrado. Siempre me pasa. Una viejita, un señor gordo. Ay y viajar con niños desconocidos es horrible. Pero si es un bebé al que su madre se le ocurre cambiar de pañal en el asiento.
  7. Where is my mind / Placebo. Cover de The Pixies, rola que me hace refrendar el amor que le tengo a Brian Molko cada que la escucho.
  8. Me enamora / Juanes. Increíble, una canción básica, muy rupestre. Pero la adoro. Es culpa de Juanes, bien puede que me canse de él en ocasiones, pero esta vez hasta de viaje me la llevo.
  9. Feeling good / Muse. La verdad me llevo todas las versiones de la rola, desde la original de Nina Simone que es genial hasta la del Micky Burbuja. Pongo en la lista la de Muse porque es la que más energía me da.
  10. You know, I’m no good / Amy Winehouse. No había de otra. De la Winehouse me llevo medio repertorio. Ésta en especial me encanta.

Foto

Thunder only happens when is raining
Players only loves you when there playing
Women, they will come and they will go
When the rain washes you, you will know
Stevie Nicks/Dreams

Siempre me asalta la misma duda.
Año con año, desde que Adriana acompaña a mi papá, cada día de muertos que pasa al lado de él, en la ofrenda aparece la foto de mi madre.
Es curioso.
Adriana se ha ganado mi respeto, debo admitirlo.
Y es curioso que aparezca la foto. Otra en su lugar, como buena conquistadora habría desaparecido fotografías o cualquier rastro del antiguo morador de esas tierras.
Pero ella no lo hizo.
Cuando mamá murió yo sabía increíble el hecho de que papá se mantuviera sólo y con su alma. Eso era un hecho, papa en menos de un año debería estar acompañado otra vez, su vida no funcionaría sin una mujer al lado luego de 25 años de vivir en compañía. Por eso no me sorprendió que reiniciara su vida con ella meses después de la muerte de mi madre. También fue por eso que no me uní ni a los gritos ni a los sombrerazos que pegaron mis hermanos (no todos, aclaro) cuando mi papá les dio la noticia.
Y como buen hijo menor me tocó, una vez más, ser testigo de que, poco a poco Adriana ganó su confianza. Y el hecho de que en la casa de Venta Grande aparezca una fotografía de mi madre entre la ofrenda puesta por Adriana solamente me hace reconocerle el respeto que tiene por la memoria que todos guardamos los hijos de su marido.
El máximo recuerdo o encuentro que tuvieron una con otra fue que en alguna ocasión la hoy esposa de mi padre fue clienta de mi madre. Y aunque Emma y Adriana no se conocieron a fondo, ni fueron amigas, sí bien sé que Adriana la consideró como una mujer admirable. Por eso agradezco que ella también la honre y le recuerde. ¿Por qué será? No sé, pero la vela encendida en honor a Emma Vargas es un detalle lindo cada que me siento en la mesa que mi papá y Adriana comparten todos los días.

jueves, octubre 25, 2007

Yo, daltónico

El hecho de no diferenciar colores no me había afectado tanto a mi autoestima hasta hace unos días.
Alguna vez pensé en ser diseñador y el ser daltónico me hizo sentir que no dominaría el oficio.
Debo admitirlo.
No pensé que esto me diera broncas en esto de la reporteada.
Pero hace unos días cometí un error garrafal.
En una publicación mencioné que el atuendo usado durante el debate por la candidata priista a la presidencia municipal de Puebla, Blanca Alcala, consistía en traje sastre blanco y blusa roja.
La foto era la siguiente. Yo me enteré que la blusa de Blanquita era verde un día después, ya que había publicado y que todos los ejemplares de CAMBIO estaban ya acabandose.
Ya sabrán los comentarios. Las burlas, los chistes, los chascarrillos. Me llovieron más que a Adela Micha con lo que le publicó la QUIEN.
En fin.
Ya enfrentado el trauma me sometí a investigar más sobre esta mutación, porque así la dictamina la ciencia, como una mutación... ¡Casi soy un XMEN!
Traje al Google como verdadero calzón de puta, pa'rriba y pa'abajo, y encontré que daltónicos habemos muchos. Bueno el 5 por ciento de la población masculina, porque solamente se presenta en hombres.
¿En qué consiste el daltonismo? Ah, pues esto lo supe desde que me dieron clases de fotografía, ja. En la universidad, la maestra Diana Aguirre me explicó que los daltónicos no podemos distinguir ciertos colores (discromatopsia) porque tenemos atrofiadas las terminales nerviosas de la retina (eso se conoce clínicamente como retinopatia). Las terminales nerviosas que tenemos en la retina se llaman conos y bastones. En los conos se distingue el color, en los bastones la luz y ausencia de esta.
Mi madre me heredó el daltonismo que padecía toda su familia.
Mis tíos lo padecen, mis primos también.
Mi hermano igual.
Y al parecer, según ha notado mi familia, mi sobrino Rodrigo también.
Y si mi cuñada Sandra trae al mundo a otro niño, él también lo presentará por los genes de mi hermano.


Daltónico dicromático deuteronope
Bueno pues hay distintas variaciones del daltonismo.
Yo padezco daltonismo dicromático.
Tengo dos terminales nerviosas en los conos de mis retinas, en vez de tres -como ocurre con cualquier ser humano que ve todos los colores-.
Esto provoca que no pueda distinguir específicamente el verde. Se le llama dicromatismo, y no es nada lejano de la vista común y corriente, pero... ¿qué creen? Se confunden muy seguido dos colores, casualmente el rojo y el verde.
Además existe una especificación más, soy deuteranope.
¿Deutera... qué?
La deuteranopia es cuando solamente distingues dos colores primarios en vez de los tres acostumbrados. Así que ocurre regularmente que confunda colores como verde, amarillo, naranja, rojo con todas las tonalidades amarillas y las gamas que van del azul al violeta las veo azules todas.
Por aquello de no distinguir el verde y el rojo de plano mejor no manejo.
Ja.
Malditos semáforos.
Por eso cuando cruzo las calles me fijo de qué lado se paran los carros en vez de confiar en mi vista o en el semáforo.
Y pues así pasó, en el debate confié en mi vista y vaya chasco que me llevé.
Gajes del oficio.
Los médicos entierran a sus errores, los reporteros los publicamos.
____________

*La fotografía fue tomada por Tere, "La reinis", Murillo, querida compañera de CAMBIO.
Ah. Si tienen duda del test para daltonicos y quieren aplicarlo den clic aquí.

martes, octubre 23, 2007

Perra perra vida

Distinguí a Margarita en la distancia.
La fría mañana de este martes caminaba sobre la 9 Oriente cuando la noté, sonriente, increíble.
Bendita sea la casualidad porque llama a aquellos de los que anhelamos tener noticias. me prguntaba sobre cómo se encotnraría ahora que pasaba un momento difícil.
Y de repente ahí estaba ella a unos metros, dentro de su auto, José manejaba. Su marido sintió mi vista pesada y yo me crucé el bulevar para escucharla y constatar que estaba bien. José pitó dos veces y yo devolví el gesto con un grito, salté al arroyo vehicular, Margarita abrió su ventanilla.
“Margarita… Estaba pensando en tí... Me entere, me enteré...”, le dije con los ojos a punto de hacerse agua. Casualmente ella se vio más fuerte cerró los ojos un nanosegundo y dijo “gracias”. Iba de negro, pulcra, como siempre con su pelo peinado en coleta hacia atrás.
Cambié el tema mientras el tráfico del bulevar seguía su curso y a mi me importaba un carajo el verde del semáforo.
“Al rato hay misa en su honor ¿no?”, dije para matizar sin que se me salieran las lágrimas.
“Sí, a las siete en Huexotitla”, dijo brevemente mientras yo me despedía diciendo otra vez mis condolencias, casi mudo por el nudo en la garganta.
Si bien no conocí a su padre, conozco el dolor por el que pasa.
Margarita es de las profesoras con que más disfruté en la universidad, de las que más aprendí y a quien considero una amiga.
Su padre falleció hace dos días.
¿Causa? Cáncer.
Ayer fue sepultado en Tetela de Ocampo, de donde era originario.

miércoles, octubre 17, 2007

Nomás por no dejar...

Periodismo y homofobia*
-O el agridulce elixir de vivir de la prensa, como reportero gay-


Edmundo Velázquez

A mi madre, en su sexto aniversario de muerte.
A mi amigo Toño, contabilizado por la PGJ como el suicida número 4 del 2005.


Escenario uno. La homofobia desde las fuentes informativas.
En la Procu, algún burócrata que se quiso hacerse el chistoso, de esos que no faltan en las dependencias públicas, tuvo a bien poner una fotografía tomada de “El Sol de Puebla” donde tres travestis aparecen acompañados por dos policías municipales.
Bajo el pie de foto, el cual era simplemente informativo y daba los nombres de los travestis (no sus nombres artísticos, cabe aclarar) aquél burócrata chistoso que colocó la foto, también puso un letrero que decía en tono preventivo y burlón: “¡Aguas!”.
Este tipo de ejemplos se pueden dar día a día. Desde las dependencias públicas, que generalmente son la mayoría de las fuentes informativas, inicia un proceso noticioso con tendencia a la homofobia. “Esta nota está buena, dos lesbianas mataron al hijo de una de ellas”, comentan los reporteros tras ruedas de prensa escandalosas de las que saldrán notas periodísticas aún más escandalosas.
Y es que, la prensa coloca entre sus páginas un montón de estereotipos, clichés generalmente celebrados por todos nosotros los reporteros, porque si no, pues no es nota. Así que los estereotipos más escandalosos atraerán por tanto nuestro morbo. Y como ocurre en muchas ocasiones, nuestro morbo, ha crecido por una serie de prejuicios.
¿Qué tal cada que leemos sobre un asesino serial que solamente busca matar travestis? ¿Qué tal del caso de aquellos “chichifos” que mataron en plena Zona Rosa a un posible cliente?
Como en la mayoría de las ocasiones la prensa atiende a un objetivo, que los lectores, ávidos de morbo, compren más diarios y tabloides. “La cabeza es la pirotecnia de la nota”, dirán muchos editores. En una oración tendrás que agrupar el sentido más escandaloso de la nota, el más agresivo, y mientras menos palabras uses, será mejor.

Escenario dos. La homofobia desde casa.
Cuando se dio el fabuloso ‘Coming out’ ante mi hermana, en su cabeza pasó de seguro la imagen configurada que tenía en su mente de la palabra “homosexual”.
Ella, educadora de kínder, quien me había conocido todas las novias de la prepa y que trabajó en el DF más de siete años siempre tuvo la curiosidad de hablar con alguno de los travestis que se ofrecían sobre Avenida Tláhuac, lugar donde vivió por años con su primer marido. Nunca lo hizo. “Le dio pena”, según me dijo. Pero la concepción que ella tenía de la palabra “homosexual” era esa. Un hombre vestido de mujer, ataviado de peluca, tacones y un maquillaje cargado quién sabe con qué desviaciones y quién sabe con qué traumas.
Cuando le dije a mi hermana sobre mi orientación sexual ella se fue de espaldas. Por el estereotipo que tenía en la cabeza, el verme así, como me ve regularmente (como me ven hoy en esta charla) nunca le hizo pensar que yo fuera homosexual.
La gente que crece acostumbrada a los estereotipos, como creció mi hermana, como crecí yo. Estamos acostumbrados a que el mundo se nos resuma en dicotomías de blanco y negro, de bueno o malo. De macho o macha. Y aquellos que buscan otros colores, otros caminos, rutas y vías alternas simplemente quedan relegados. Aunque, la historia de la humanidad nos ha llevado a encontrar que en casos como el del Colectivo LGBTTT (y no se cuántas más tés) se ha generado una cultura emergente.
Escenario tres. De la suma de las partes.
Con estos dos escenarios he crecido en mi vida personal y profesional. Sin caer en el llamado periodismo de militancia, intento que cada caso donde existe homofobia sea expuesto en el medio de comunicación donde trabajo. Así ocurrió cuando conocí a Ángel y Juan Pablo, pareja gay que fue despedida de Findlay Industries porque a uno de ellos le fue diagnosticado VIH/Sida. Lamentablemente la aparición del caso en TV Azteca, CAMBIO y La Jornada de Oriente (en ese orden) no fue suficiente. A los dos muchachos los despidieron sin más ni más porque el jefe de producción de la línea donde laboraban fabricando toldos del modelo Bora de la Volkswagen le dio miedo terminar infectado. Ya saben, su ignorancia sobre el tema lo levó a pensar que todos ahí estarían contagiados, incluso amenazó con mandar a exámenes clínicos a todos los trabajadores para “cachar” a otros “amantes” en potencia de los muchachos con VIH. De manera personal sentí un poco de frustración porque el caso, a pesar de tener el potencial del “escándalo nacional” anhelado por cualquier medio de comunicación en un estado fue ignorado por otros medios. Poco a poco se desvaneció entre la opinión pública y aseguro que a menos que cualquiera de los medios que ya lo presentó, lo retome, no habrá más noticias de Juan Pablo y de Ángel. Si alguien esta tarde tiene alguna noticia de ellos se agradecería, porque ni las organizaciones de la sociedad civil mostraron cohesión con ese tema.
Y por último un escenario imaginario.
Imaginemos otro escenario. José Ignacio y Martín llevan ya más de siete años juntos. Y salen a pasear a sus perros todas las mañanas. Tras el ejercicio regresan a sus casas y cada uno se marcha al trabajo. Es casi un ritual que se cumple puntualmente antes de las 7 de la mañana. Hasta que un día, un maniático los sigue. Los ataca a punta de arma de fuego y después los lleva a su casa. Si al otro día sus cuerpos aparecen cercenados y sus mascotas aparecen muertas en el parque será nota. Se los aseguro, eso sí lo cubrirán los medios de comunicación. Y mientras tanto, nuestras autoridades cerrarán el caso. Bastará que la procuradora declare: “fue un delito pasional”. Como con tantos crímenes de odio el caso pasara desapercibido y archivado. Como ocurrió con 7 asesinatos sumamente parecidos que ocurrieron a finales del 2004 “todos aislados” como dijo el entonces procurador Héctor Maldonado Villagómez. Este escenario no fue tan imaginario, con otros nombres, las victimas existieron. Murieron a golpes. El cuerpo de uno de ellos fue tirado en un costal ante la puerta de su familia. Y bajo la puerta de su departamento apareció un recado “Muéranse malditos homosexuales”. Los muchachos fueron atacados en Los Fuertes, cuando apenas había aclarado el alba.
¿Entonces vienen las preguntas? ¿Dónde está la homofobia? ¿En los reporteros que catalogaron como “una buena nota” la masacre de la pareja? ¿En la PGJ que cerró el caso? ¿En la legislación que aún no reconoce el crimen de odio? ¿En los reporteros que se negaron a indagar en el caso de los obreros despedidos Findlay? ¿En la gente que goza del morbo? ¿En nuestra educación o en la carencia de ella?
***

Como conclusión puedo decir que mi oficio se trata de ir resolviendo preguntas. De desentrañar un tanto misterios, casos, hechos. Investigar e informar. Pero hay ocasiones en que las preguntas se vuelven eternas. En nosotros está responderlas y enfrentar que aún entre nosotros, incluso entre la gente “de ambiente”, en la gente gay friendly, existe un tanto de homofobia. Y mientras eso se mantenga la prensa seguirá atento a eso. Al pueblo, seguirán dando circo.
_________
*Este fue el texto que presenté, o vaya, expliqué en la mesa redonda sobre Periodismo y homofbia el día en que arrancó la semana cultural LGBT en Puebla. Sí, a donde salí corriendo muerto del nervio.
Ahí la dejo para aquellos que gusten leerla.
Espero sus comentarios.

lunes, octubre 15, 2007

Manojo de nervios

Con nerviosismo dejo que el halo del sustituto de azúcar ultrarefinada caiga sobre las teclas del ordenador y apenas llegue a la taza de té verde.
Espero haga efecto y me calme. No encontré algún remedio casero de los que daría mamá. Hoy, a seis años de su muerte le dedico mi ponencia sobre “Periodismo y homfobia”. También lo hago a salud de Toño, amigo cuyo recuerdo y mi espíritu enmarcado en la nota roja no deja de remarcarme que fue el suicida número 4 del 2005.
Nervioso, muy nervioso estoy. Tenía tiempo, mucho tiempo que un tema del que hablaría en público no me generaba pensamientos encontrados. “Periodismo y homofobia”, qué tema y qué comprometido me siento por hablar de eso.
Y aunque ayer estaba confiado, hoy faltan unos minutos para que inicie la ponencia. Menos de una hora. Y aún sigo a muchos metros del lugar donde se presenta. Intento que el té verde actúe, me tranquilice y rebaje la carga de las dos tazas de café que me tomé durante la clase de redacción con los muchachos del IES.
Hoy, por lo contrario, a unos minutos de ser sujeto del escrutinio, es que comienzo a desmoronarme por el nerviosismo. Dejaré pues que la adrenalina fluya, que tire el miedo en el baño y que mi estómago deje de hacerme jugarretas. Confío en que el té, en que este escrito y el caminar unas cuadras sirva para tranquilizarme.

martes, octubre 09, 2007

'Trouble' bis

Hoy escuché 'Trouble'.
La rola de Coldplay.
Y me acordé de lo mucho que me gustó recién la había escuchado.
Y recordé cómo me martillaba la cabeza escuchando la canción una y otra y otra vez.
Todos los dolores se me hicieron uno.
El clima frío.
Las ráfagas de viento a 19 kilómetros por hora.
La urgente necesidad de una bufanda.
El pinche coraje del robo de mi iPod.
La cuenta atrás de la hora cero a un año más del luto.
La lejanía de los viejos amigos.
E incluso que había olvidad mi libro y pasaría dos horas haciendo nada.
Todo, todo eso me vino al momento en que me senté en una de las bancas de Profética y escuché 'Trouble' otra vez.
Apenas es martes y ya quiero que acabe la semana.

_________

Breve aclaración.
Debo decir que la banda liderada por Chris Martin cayó de mi gracia con "X&Y".
Otra banda proclamada como los nuevos difusores de ritmos no experimentados. Ajá. La verdad es que no son lo mismo. Si no fuera por la colaboración de Martin con la Furtado ya me habría olvidado de aquél hombre.

miércoles, octubre 03, 2007

Es tiempo

La verdad, estoy hecho un manojo de nervios.
Por primerea vez en mucho tiempo pedí permiso para faltar a la redaccíón.
Y ahora estoy sentado tomando un té y viendo cómo pasan los minutos mientras espero sea la una de la tarde.
Llegué de la escuela, dejé las tareas de los alumnos sobre mi cama.
Busqué el ticket de la lavanderia.
Caminé y pensé en Miriam.
De vuelta a casa hablaba con Selene cuando sonó mi celular.
La pantalla del Nokia tenía un nombre conocido.
"Santo Dios. Miriam ya está en el hospital", me adelanté y pensé en voz alta.
Exacto, perfecto en el clavo.
Oscar llamaba para mencionarme que tenía poco de haber internado a mi hermana en San Alejandro.
Que ya estaba en labor de parto.
Que a la una daban informes.
Que él estaba en su casa buscando documentos que faltaron de último momento.
Que nos veíamos en el hospital.
Yo voy para allá.

viernes, septiembre 28, 2007

Tr3s rolas, tr3s personas

Ayer por fin sonreí.
Y no fue porque la miseria ajena me alegrara.
Digo, después de entrevistar a Roberto Ruiz Esparza -candidato a alcalde del Panal, ex panista y ex futbolista, agarrado en tremendo escándalo por aquello del arreglo para subir al Puebla de La Franja a Primera División “a como diera lugar”- la verdad me sentí haciendo bien la chamba.
Curioso.
Al parecer cerraré bien la semana que abrí un tanto mal.
La cerraré con una sonrisa.
Culpables son dos mujeres. Ayer hablé con Miriam vía Nextel y tuve muy buenas noticias de mi prima Chabetty cuando me la topé 10 minutos por el Messenger.

Miriam dice que máximo el 4 de octubre da a luz. Y lo peor es que ahora… el ultrasonido dice que no será niña. Es más hasta un sabio anciano en Analco, mientras ella placeaba la vio y le aseguró que sería niño.
Ja. Ella y Óscar tenían planeado llamar al bebé, en caso de que fuera una niña, Constanza. Yo le propuse Nicolás ahora que, al parecer, el bebé será niño.
Mi hermana ahora no sabe qué hacer con su colchita de “Las Princesas” que le compraron al chamaco, tampoco tiene idea si le vestirá con los mamelucos color rosa pastel.
“Ahora veo, que si sale niño, se parece terriblemente a su tío”, dijo la Tuza en ácido humor. Sí, en clara referencia a don Inmundo Animal.

Chabetty de plano me dio la sorpresa. Es libre. Se independizó. Con lo que le patrocina la beca del Conacyt salió como bólido de los castrantes cuidados de mi tío File y mi tía Elisa. La verdad nunca pensé que lo haría.
Ese inquieto cabello rizado que le caracteriza era ejemplo contrario de su perona. Chabetty siempre fue la niña recatada y obediente que a sus padres decía sí ante cualquier orden, a cualquier regaño se cuadraba, a cualquier falla le agregaba disciplina, vaya, era bien portada ¡en extremo!
Lista, ordenada, madura, aplicada a la escuela. De esas que iban de la universidad a su casa y de la casa a la universidad. Pero al parecer su vida le exigió independencia. Y un día decidió, hace menos de un mes, salir de ese Castillo de la Pureza, sucursal Los Molinos Iztapalapa, y atreverse a vivir.
Es un año mayor que yo y apenas goza de una vida a su estilo. Y al parecer le va bien. La verdad, es que se merecía respirar. La verdad, es que estoy muy contento por ella.

Razones curiosas. Hoy escuché en la radio tres canciones que a mi mente vinieron a traerme a ellas dos.
Y a alguien extra.

***

-Bueno, pero tú no me has dicho nada… ¿Qué opinas…?-recuerdo que me preguntó Miriam en la esquina del 5 de Mayo y el Bulevar Díaz Ordaz, ahí frente a Plaza Dorada. Justo cinco minutos antes me había sorprendido con la panza y con la noticia del bebé.
-¿Pues qué te voy a decir? Que te quiero, que estoy contento por ti. Que estoy preocupado por cómo reaccione papá. Y que no importa lo que pasé. Voy a adorar a ese niño. Y que eres mi hermana y que te apoyo. Y felicidades Miriam-recuerdo que le dije.
Después de contenerme el llanto y abrazarla, Miriam subió al autobús, comería con su suegra en el centro según me dijo. Yo me quedé en la parada del camión escuchando a Rihana.
Sí, increiblemente una canción tan básica y con un estribillo tan tonto, como ‘Umbrella’ vino a mis oídos cuando me trepé los audífonos y le subí al iPod para no chillar en plena calle.
Ayer me reencontré con la rola. Y casi me vino el llanto que no tiré esa tarde.

Chabetty se despidió en su buen francés. “Te mando un beso”, escribió en ese idioma que la verdad no domino, que me intriga y que algún día aprenderé. Luego vino un “Te quiero mucho”, este sí en español. Yo por mi parte escribí lo mismo, de hecho lo escribimos casi a la par. Se despidió en el Messenger y terminó su sesión.
De regreso a casa, cuando surfeaba el radio en una de esas estaciones que tocan y tocan pop sonó ‘Un año más’ de Mecano. Mis hermanas la tocaban mil veces en las fiestas de fin de año. Chabetty y su familia no faltaban a la mesa de mi casa cada Navidad, mucho menos en Año Nuevo. Quizá no hay motivo, pero esa canción también irremediablemente la identifico con Chabetty y las navidades que crecimos cada año. Odiaba que a ella le llovieran regalos aparte del debido presente de Santa Claus. Pero qué podía hacer, nació el mismo día que Cristo.

***

De la tercera rola no daré detalle.
De la persona a la que me recuerda, tampoco.
La verdad es que quiero terminar mi semana con una sonrisa.

miércoles, septiembre 26, 2007

El lunes puede esperar

Ayer me levante sin ánimos.
“Love today” comenzó a sonar en el celular. Esa canción de Mika la uso como alarma de despertador. Siempre lograba levantarme de buenas.
O bueno, por lo menos lo hizo las últimas semanas, porque ésta… simplemente no pudo.
Sonó la entrada de la rola. Abrí los ojos y me desenredé de las cobijas. La apagué.
Un segundo después escuché la otra alarma, la más escandalosa en mi habitación, la del viejo celular.
Me desperté y cuando me disponía a ir a las clases no hubo poder humano para convencerme de que debía estar ahí.
Era buena hora. La hora habitual. Seis y media de la mañana.
Pero no pude.
La tos me volvió. Uno de esos ataques de perro moribundo.
Cedí ante él y me tiré a dormir cuatro horas más.
No me bañé porque la “crisis” de gas solamente hizo más huevones a los repartidores. Y el pedido de Xu simplemente no llegó.
Al respecto Selene hizo el pancho doméstico acostumbrado y yo simplemente me levanté, planché mi camisa rosa, me lavé todo al estilo torero y decidí ir a trabajar. Otro poco más y me quedaba el resto del día en la casa.
Selene iba a Casa Aguayo y a mí me tiró por la zona del Centro de Convenciones.
Objetivo, la torturadora. La procuradora Villeda andaría en uno de esos eventos de seguridad organizados por Canacintra. El Güero me había advertido que por ahí andaría la ñora. Ante la escasez de material una entrevista con ella serviría. Y sirvió. Camino al evento escuché con López Díaz de un reo atacado en el penal de Ciudad Serdán.
Ok, informativamente con eso tendría mi día.
Aplique pues la ley del conejo: “Tú nomás hazte pendejo”.
La concha vino perfecta a mi depresión.
Así continuó el día y así me voy a dormir.

***

A estas mismas horas hace unos días estaba en mi cama leyendo sobre la desventura de Toledano. Un pobre creador que tuvo a bien ser exitoso a los 22 cuando hizo su ópera prima “Cuernos de Espuma” y que en diez años casi logro ver materializado su primer musical hasta que murió hace unos meses.
Apenas tenía 32.
“El lunes puede esperar” el llama su proyecto.
Tres jóvenes hartos de su existencia deciden pasar el mayor desenfreno en un fin de semana. Quién sabe si algún día vuelva a resurgir después de diez años de trabajo.
Decían que sería el proyecto que España esperaba, que de ahí daría la vuelta al mundo, que reconquistaría a los críticos del musical y que quizá, quién quita y hubiera ocurrido, se convertiría en la película que siempre planeó su creador.
Bueno, por lo menos eso leí. Quizá leer eso en lunes provocó la depresión de esta semana.

***

La semana comienza con un tanto de desgano.
Apenas es miércoles y ya quiero que sea sábado.
Y no porque vengan grandes eventos. Quiero que todo pase de prisa y que no me amilane más esta actitud que estoy tomando.
¿Qué pasa?
¿Será que el lunes quince viene cerca?
¿Será que este año la depre me agarrará como no lo hizo en años anteriores?

jueves, septiembre 20, 2007

¿Aristocracia blogger?

Hay una cosa que cada inicio de semana hago.
Me chuto de cabo a rabo la revista "El País Semanal". O EP[s] como la presentan generalmente con un llamativo cintillo en portada cada que aparece con el diario.
Y en la edición publicada el domingo pasado, en un reportaje de María Ovelar se habla de la existencia de una "aristocracia blogger".
¡Qué tal!
Bueno, no lo digo yo, lo dice María en EP[s] .
Según sus datos estas son las 10 páginas de pipa y guante entre los blogueros. La verdad, yo me quedo con cinco que ya están en mis favoritos.
Dato curioso. La mayoría son páginas hechas por gringos.
¿Por qué será?
Va la lista (de mis cinco consentidos) con todo y link.



Identificada por EP[s] como "el decano de la blogosfera" y hecha por un tal Peter Rojas que a sus 32 años ya es un millonario. El tipo es oriundo de Detroit.

Este, lo admito, me dejó boquiabierto. Tiene los links de todos los más prestigiados medios en Estados Unidos. La responsable es Arianna Huffington. De 57 años, y ni modo, algún dato en su contra es muy evidente. Perdió contra Chuacheneguer en las elecciones de Florida. Es el colmo que gente como ella no esté en el poder y sí un actor que hacía de hombre embarazado o de robor que viajaba en el tiempo.

I love this. Cómo no lidiar con la tecnología y hacerla parte de tu vida. Para uno que le tiene pavor a los foquitos o que apenas está amaestrando el Windows Vista de su lap sirve horrores.
La misma Gina Trapani, neoyorkina de 32 años, su creadora, admite que tiene sus trucos consentidos para no morir en un mundo tecnológico.


Mario Armando Lavandeira Jr, gay, de 29 años, y vive en Miami. Postea todo lo que se le ocurre sobre la gente bonita, fea, mediocre y con apariencia casi perfecta de la tele, el cine y etcéteras. Es buenísimo. Y ahora es citado hasta por E! Enterteinment. Me agrada, y el tipo es ya casi una celebridad.

Adoro a Frank Warren. No sé de dónde se le ocurrió a este hombre de 42 años el comenzar a coleccionar secretos. Aún tengo en mi mente varios secretos que quiero enviarle, simplemente que no he hecho mi postal. Este sitio lo consulto religiosamente cada fin de semana que el señor Warren comparte los secretos ajenos. A su dirección, en San Francisco, llegan montones de cartas cada día con postales de secretos. Lo adoro.

***

El artículo lo pueden revisar en http://www.elpaís.com/ y busquen en la versión PLUS. Ahí encontrarán EP[s] con la lista completa.
Y no sé si sean una aristocracia. De hecho no creo que el fin de un blogger sea parte de una teoría de elites, pero por lo pronto yo con estos me quedo.

miércoles, septiembre 19, 2007

Sádico narco colombiano

Hace casi un mes don Carlitos Pacheco, fotógrafo de Notimex, tuvo a bien sacarme una foto en un momento de ocio el día que a la delegación Profeco de Puebla se le ocurrió hacer un evento para intercambiar juguetes bélicos por juguetes tradicionales.
La cosa no pasó a mayores.
La foto fue tomada, nos carcajeamos un rato.
La guardó y apenas hace unos días me la roló vía messenger.
Yo había agarrado una pistola parecida a una Glock de tipo escuadra.
Para que no les cuente, así salió la foto...

Apenas la subí al messenger.

La puse en mi display... y no faltó quien empezara a joder.
No recuerdo quién fue. Si fue Puga o Aroche -compañeros reporteros de La Jornada de Oriente- pero alguien en el messenger tuvo a bien decirme que con esta fotografía luzco como "un sádico narcotraficante colombiano".

Algo así como Pablo Escobar Gaviria.

Este señor...

Ahora puedo decir que sí me han dicho de todo en esta vida.

domingo, septiembre 16, 2007

5 cosas por las que uno debe adorar a Rox


1. Siempre tiene una sonrisa que se contagia.
2. Aunque parece una niña es muy madura.
3. Es inteligente y sabe de todo.
4. Por lo tanto es muy buena para la charla.
5. Además es una muy buena reportera.

Esta apología de la Rox Ricardez, una de las mejores reporteras de cultura y espectáculos que tiene Puebla, bien viene a colación porque la señorita se nos va a Lyon, Francia.
Entre las monerías que tiene este estuchito (porque es una adorable chaparrita) pues está su perfecto francés así que allá del otro lado del charco las cosas no se le complicarán para nada. Dejará por unos meses su chamba en El Sol de Puebla y se lanzará de profesora de español.

¡Mucha suerte! Se te extrañará, Rox.
______________


La foto se la tomó doña Bibiana Díaz, su comadre de El Sol de Puebla.

lunes, septiembre 10, 2007

25

And I wonder why, you act so fly.
When you try, so hard to try, to try, to try…
I see the sky, is open wide
Take a look inside, it’s wild like a giant sweet…
Kosheen / It’s all in my head

“Mundo, cuando llegues a los 30, querrás quedarte así y siempre tener 30. Son los mejores años”, sentenció la Chelius.
Esther Chelius, de treinta y tantos, jarocha y fotógrafa. Mujer pocamadre a la que conozco desde hace años y a la que conocí mejor en una gira por los desastres ocasionados por el huracán Stan en la Sierra Nororiental. Morí de la risa con sus comentarios.
Recién en el Messenger salió a la charla una frase que bien me atacó de la risa:
“Tas bien peque… aún no sabes nada. Cuando tengas 30 te vas a cagar de emoción y orgullo”.
Apenas pensaba en algo por el estilo cuando Marco hizo señas a los meseros y en el Italianis llegaron cantando el tan típico “Tanti Auguri”, que detesto, pero que en esos momentos me hizo tornarme color tomate.
Cuando embarraba el budín de pan sobre el rompope recordaba que hasta ahora he hecho más de lo que alguna vez pensé, vaya, más de lo planeado. Y el sentimiento no se aminora, pareciera que no tengo saciedad.
Que quiero más y que busco más.
Y pensamientos del mismo estilo pasaron por mi cabeza cuando estábamos todos sentados en la sala de la Tuza, después de la accidentada y mojada parrillada del sábado en ese pequeño desempache con vodka y tequilas.
Y es que el clima me regaló un festejo de fin de semana digno de mi tierra. Lluvia incontenible, aroma a tierra mojada.
Quietud casi insólita entre las noticias del fin de semana.
Por eso la lluvia me abofeteó una y otra vez la melancolía, esos mismos destellos hicieron permanente el detalle de que papá no llamó para dar un “felicidades”.
Eso me dolió, debo admitirlo. Si bien soy pésimo con las fechas el cumple de mi viejo no se me olvida. Imagino que intentará resarcir el error comprando algo.
Mejor retomo las palabras de mi amiga Chelius:
“Cuando llegues a los 30 ya verás. Te acordarás de mí y de lo que te digo”, dijo la fotografa el domingo cuando peleaba mi cuerpo contra la resaca.
Esperemos que sea buena Pitonisa.

miércoles, septiembre 05, 2007

De fiesta

Ahora resulta que en estos días viene mi cumple.
8 de septiembre para ser exactos.
Coincide, por cierto, con la feria de San Pedro Cholula.
Recuerdo que un día de trueque, me di mi vuelta por Cholula, los habitantes más tradicionales de ese pueblo y otros cercanos convierten la plaza central en un mercado como en tiempos de antaño. Intercambian productos sin dinero, sus gallinas por limas, unos kilos de verduras por muebles de ocote, etcétera.
Así festejé mi cumple hace dos años. Con una caminata entre truequeros. Ese día salí con unos chiquihuites y hasta unos mantelitos de mimbre para la casa. Je.
El año pasado terminé encaramado en el cerro de Necaxaltépetl en medio de la tragedia olvidé que "debía" celebrar.
Este año... ehmm no sé cómo festejar...
No sé de hecho qué celebrar.
¿Tengo motivos?
Creo que sí.
Siento que por fin mi vida tiene rumbo.
_______________________________________

*Por cierto, si les gustó la foto de doña Bibis, pueden ver esta y otras más que ha tomado haciendo clic aquí, ahora que estrena su fotolog.




martes, agosto 28, 2007

Força

Y a la mente me vino la sonrisa de Toño.
El buen toño.
La Pau tuvo la culpa.
Sonaba Força de Nelly Furtado en la redacción.
“A Toño le encantaba esa rola”.
Eso dijo y me desbaraté mientras pensaba en él y la última vez que nos vimos. También pensé en el día en que nos conocimos. Y aún más recordé el modo en que supe que se había suicidado.
Me quitó el aliento.
Me frustré un poco.
Tras la noticia subí histérico los cuatro pisos del edificio donde viví en la Juárez.
Fue horrible preguntarse porqué lo había hecho.
La versión oficial aún no me convence.
La incertidumbre hace revivir la melancolía y el renace el dolor por perder una persona de luz.

lunes, agosto 27, 2007

Actualización

Bueno pues sé bien que hace mucho no posteaba.
Lo sé.
Pero lo hice un tanto en protesta.
Durante las cuatro últimas semanas pensé en borrar el blog.
Retirarme pues de la blogueada. Decirle adiós al blogger...
Pensé un tanto en las broncas que de a gratis me ha dejado mi blog.
Aunque también pensé en toda la gente y los buenos amigos que me ha dejado el ser bloguero.
Pues estuve en la disyuntiva y durante ese tiempo hubo muy pocos posts.

***

El profe. Hoy hago una semana dando clases. Comencé como profe en una incorporada a la UAP. También tengo la invitación de Martín Hernández Alcántara para ser su profe adjunto en la Ibero en su clase de Periodismo Especializado.
La noche anterior al inicio de clases me puse nervioso.
Me entró un tanto el pánico escénico.
Redacción sería la materia. El reto será hacer escribir correctamente a un grupo de diseñadores gráficos que están por titularse y necesitan hacer una tesis. De hecho yo no soy más que su teacher para aquellos menesteres de la escritura. Yo no les doy ni métodos, ni de titulación, me toca dejarlos bien truchas en su redacción.
En esta semana comiezan los proyectos y las clases tipo taller. Es un horror porque cada grupo tiene dos horas solamente. Dos horas a la semana es mínimo, es poco, será casi un milagro que absorban la costumbre y el amor por una correcta escritura.
A ellos les va a servir.
A mí me gustan los retos.
Veremos de a cómo nos toca.
***

De pachanga en pachanga. Dios santo. Juré no beber más.
No pude... Maldito ebrio de mí.
Por aquellas jugarretas que hace el tequila de plano ya me instalé en el vodka. Hace dos semanas en la party de Don Erario me desvié un poco por el malibú con jugo de arándano. En los quinces de la Mary pues nomás puro vodka, y repetí el juguito.
No me hizo nada... nomás tuve un tanto de desvelo pero será por razones que relate luego.
Mientras les dejo con la versión, corregida y aumentada, de mi borrachera en el Sweet que tuvo a bien contar en su bló la multicitada Flor de Calabaza.

***

Camara loves you! (II). Ya titulada la sección en la que todos se ven bien en mis fotos, menos yo, pues aquí va una picture. En ella el Inmundo Animal...

a) Se divertía en plena borrachera en una pool party en Cuernavaca.
b) Rescataba víctimas de la inundación en la zona de Raboso en Izucar de Matamoros.
c) Ponía cara de Charles Manson pues tenía ganas de un poco de sangre de Shanon Tate.
d) Se ahogaba y algún curioso tuvo a bien tomarle una foto mientras lo socorría.
e) Estaba tan borracho que no recuera en qué momento le tomaron la fotografía.

Elijan la que quieran.

***

All good things. Ultimamente me azotan más pecados del pop.
Ahora me tocó una rola de Nelly Furtado.
Les dejo el link. La rola me llena de nostalgia.


jueves, agosto 16, 2007

Camara loves you!


Hoy es esta gustada sección donde la fotogenia es un continente muy distante, el inMundo Animal y Don Efra fueron captados por Héctor Hugo Cruz mientras...


a) Atendían una catástrofe de suciedad en la redacción de CAMBIO.

b) Peleaban contra la marejada que azotó la colonia Huexotitla.

c) Trapeaban el agua que había entrado por tremenda tromba en Puebla.

d) Ensayaban un nuevo baile regional basado en el disco chino de Enrique y Ana, pero sin Enrique, sin Ana y sin disco chino.

e) Daban una demostración de sus nuevos servicios, pues piensan dejar el periodismo e iniciar una carrera en el mundo de la limpieza.
Vote por la que guste. Luego les platico si quedó rechinando de limpio la redacción y si le bajamos su puesto a la Verito.


domingo, agosto 12, 2007

Por mi pobre puerco

Should I choose a noble occupation
If I did I'd only show up late and
Sick and they would stare at me with hatred
Plus my only natural talent's wasted on my alcoholic friends
My alcoholic friends / The Dresden Dolls



Cerveza +
Tequila +
Vodka +
Champagne
_________
Bomba

La madrugada del sábado lo entendió mi cuerpo.
No mezclar alcohol.
No por favor.
Eso me rogó en la mañana de ayer a través de pequeños mensajes dejados en mis articulaciones, estomago y cabeza.
Viernes por la noche, borrachera en el Sweet.
Antro nuevo en plena avenida Zavaleta.
Madre santa… terminé hasta las chanclas.
Sí, por la combinación antes citada. Al otro día hasta un cuadripléjico tendría mayores sensaciones en su cuerpo.
La verdad es que la manera en que ingiero alcohol comienza a hacerme pensar en que no puedo controlarlo.
Y no sé si empiezo con el método de los diez pasos o corro a mi centro AA de confianza… bueno, aún no tengo uno.
Chin, la bronca está en que he estado pensando en porqué no controlo el modo de beber. No me pasa seguido, pero la culpa después de una borrachera me la traen los dolores que sufre el pobrecito de mi cuerpo.
Se queja, y sí, soy un desastre en mis hábitos.
Antes comía cuando me acordaba y en la oficina se me iban las manos a tundir teclas y después, si mi tripa crujía, acudía por una sanísima torta de Doña Lupita (un gusto divino).
En fin.
Hace un rato le paré a las tortas.
Intenté decirle adiós al refresco. Comencé a comer más pescado. Y pues he comido ya más a mis horas. He dejado de cenar, pero de vez en cuando me gana el ansia y corro a los tacos de carne asada. Me he intentado controlar, lo juro.
De hecho solamente la semana pasada los tacos del Güero me hicieron caer en la tentación.
La coca de plano no la pude dejar.
Ahora quiero regularme en el alcohol. Más de una borrachera a la semana no está permitida. Le diré adiós al tequila derecho y con limón… comenzaré a tomarme un trago por salida.
Y nada más… Vaya copearé…
No prometo dejarlo en la próxima salida.
Digo, ¡vamos por pasos!
En fin. ¿Qué más haré por el pobre de mi cuerpo? Y lo escribo aquí para quede comprometido.
No sé. Por lo pronto seguiré comiendo a mis horas, y no cenaré en esta semana, ah, también prometo que solamente me tomaré una Coca-cola.
Ese será mi mayor destrampe.
Será un trato por puerco, digo, mi cuerpo.

jueves, agosto 09, 2007

¿Serán los tiempos de lluvias?
El viernes de la semana pasada no me sentía muy bien de salud.
El sábado siguiente por la mañana tuve una micro depresión de la que hasta un post me salió. Nació en un ciber de la glorieta de Insurgentes y por ahí sigue en el bló.
Hoy me siento totalmente distinto.
Bueno la verdad es que el buen ánimo me regresó acompañado de las cervezas. Y eso que aún no me declaro alcohólico.Resulta que el buen Havot me puso de buenas. Nos fuimos a dar una vuelta por las calles aledañas a la Alameda y la lluvia nos agarró cerca de la torre Latinoamericana. Entre la plática —teníamos ya un largo rato sin vernos—, las correteadas por metro, y después de un ratito de cine nos movimos para La Condesa. Dirección, el Pata Negra. Eso dijo él. Yo lo seguí.
Quizá ya había escuchado del antro, pero la epifanía me vino con la música y las chelas.
Fue curioso.
Hablamos mucho.
También bailé.
Y pensé aún más.
Me sentí libre, tranquilo.
No me puse tan borracho.
Tampoco terminé muerto.
Y cuando ya estábamos en casa de su amigo Ismael, a la hora de dormir me vino mucha tranquilidad y la noción de no estar carrereado por la chamba, ni presionado por mis pensamientos.
Libre.
Así me sentí otra vez.
Y dormí perfecto en la sala bordeada por ventanales sin cerrar con el estruendo del Circuito Interior. Con la frescura de una noche de ligero rocío. Y con la tranquilidad de mi alma. Increíble, pero cierto.

Zorra derramando miel

A ver…
¿Cómo explicarlo?
Generalmente mis gustos por música son los comunes. Pero pocas veces me agradan esas baladas dignas de tirar miel o tan azotadas como para sacar el paquete entero de galletas Marías para un lento corte de venas.
Aún menos me gustan cuando una de esas cantantes poperas saca de background una bola de violinistas, chelos y media sinfónica con tal de hacerle creer a uno que cantará una rola romántica.
Uy, y menos la creo cuando una mujer con la pinta de zorra lo intenta.
Sí. Ni modo. Generalmente tengo mucho respeto por la mujer. Pero detesto cuando ellas mismas explotan sus atributos pa’ llegar a algún lugar. Y digo esto, quizá este post sea tremendamente irrisorio y equis… pero tenía que sacarlo.
Me siento mal.
Lo admito.
Me gustó una balada romántica cantada por Fergie.
De hecho ni pensé que ella la cantaba… primero se la adjudiqué a Kelly Clarkson. Pero ese “da, dah, daaaah, daaah” me dio mala espina. Y chin, no andaba tan errado. Resultó ser esa mujer que contonea sus caderas, senos y demás mientras les hacía coritos a los Black Eyed Peas.
Bueno ni modo.
Entonces me propuse hacer un recuento de cinco rolas que me han gustado, baladas pseudo románticas todas ellas, y que son cantadas por mujeres que gozan luciendo como producto comercial.



Big girls don’t cry / Fergie. Sí, ni modo, esta rola provocó la hecatombe de mis pecados pop.
Irreplaceable / Beyoncé. Esta mujer siempre me ha caído mal. Siempre se me hizo vulgar hasta cuando hacía como que actuaba en ‘Dreamgirls’.
Umbrella / Rihana. Chin, es como la hija de Beyoncé, pero no me cae tan mal. No sé si la rolita sea balada… pero se la pasó metida en mi cabezota como una semana. Maldita música comercial.
Come clean / Hilary Duff. Qué tal con el video… todo lleno de lluvia y atmósfera motelera. Chale. Hasta me da pena admitir que esa canción me agrada. Ni modo.

Bueno, mi lista no me dio para una quinta rola… ¿sugerencias?

sábado, agosto 04, 2007

(...)

No sé si es el calor de un verano lluvioso o el efecto secundario del té antigripal, o quizá la breve esquizofrenia de sentirse tan solo en una ciudad tan grande.
Estuve casi dos horas acompañando mi depresión con un par de huevos divorcioados. Qué ironía, dirían los de la cerveza Sol.
En esas ocasiones las murmuraciones matan, quizá escapaba un poco de Puebla y de serguir pensando en lo mismo.
"Hay que dejar de pensar tanto", me dijo Marco en algún mensaje.
La voz de Jim Morrison tampoco ayuda mucho para alejar la soledad.
¿Realmente quiero estar solo?
Si eso quisiera quizá no me sentiría tan triste hoy.

lunes, julio 30, 2007

Vote usted

Resulta que la madrugada del jueves no podía dormir y apestaba a trailero.
Sudaba de manera horrenda y salí corriendo al baño.
Ya entrado en gastos noté que tenía barba digna de Robinson Crusoe, de Luis Paredes en su extraño retorno tras el exilio, vaya me sentía yo el Capitán Cavernícola sin hijo. Así que al son de matarile terminé con ella y el rastrillo.
Me tardé media hora con todo y la debida irritación que detesto porque siempre me ataca mero donde ronda la papada.
Lleno de pelos dejé el lavabo, diría Selene, y fui a dormir como con cinco años menos de edad. Je, por lo menos en apariencia. :S
En fin.
Al otro día escuché los panchos de medio mundo.
Ni en entrevista la procuradora me reconocía, eso dicen.
Los propios, ajenos, cuates, némesis, colados, amigos, todos pues todos se quejaron de mi mal tino… “¿Porqué te quitaste la barba?”, “Te ves como chamaco”, “Se te nota la papada”, “Te ves más viejo”, “Se te notan más las arrugas”, “Mejor te hubieras cortado el cabello”, “Sin la barba y como te vestiste hoy pareces señor”.
Tras el listado de propuestas, quejas, sugerencias y comentarios preferí volverme a dejar la barba no sin antes una consulta a las bases, como bien citarían los priistas en ese estilo tan democrático en que rigen su vida.
Bueno y la votación va bien.

15 a favor de la barba.
2 en contra de la barba.
Al parecer la barba regresa.
Aunque no hemos cerrado las urnas.



***


Alguna vez me criticaron por mi post titulado “Quiero verme como un chico Almodóvar”. Recuerdo que don Marco Torres me dijo fue un tanto banal y superficial el escribirlo.Incluso me dijo que contrastaba otro tanto con mi personalidad ese lado egocéntrico…Creo que este post tampoco le gustara.

________________
Ah. La pic me la tomé en una madrugada después justo de escuchar a Martín Hernández Alcantara criticarme por mi mala decisión de quitarme los pelos de la cara. Por eso mi cara de puchero combinada con desvelo y dolor de panza porque el Smirnoff me cayó de la patada.

domingo, julio 29, 2007

I cheated myself

I cheated myself like I knew I would
I told ya, I was trouble
you know that I'm no good


Me odio cuando no puedo controlar lo que siento.
Me odio cuando al evadir soy tan obvio.
Me odio porque, al fin y al cabo, no soy tan robot como pensaba.
Me odio porque a veces quisiera que mis sentimientos actuaran como mecanismos bien aceitados.
Me odio porque olvido lento, porque desperdicio el tiempo, porque mi corazón no es nada práctico.

***

¿Será ley de Murphy?
Quien sabe, pero las cosas pocas veces salen como se planean.

domingo, julio 22, 2007

¿Más que un robot?

Puede ser que las cintas de verano vengan mal al gusto de muchos.
Domingueras, palomeras, puro efecto, un churro. Así las llaman muchos de los conocedores del cine. La verdad recuerdo que por ese tipo de cintas es que, yo por lo menos, me inicié en la pantallota.
Recuerdo el primer caso.
Cómo olvidar que a mis diez o nueve años se me helaron las piernas cuando vi al Tiranosaurio Rex de 'Jurasic Park'.
Inolvidable.
Simplemente recuerdo la sensación que tuve, un vértigo espantoso, cuando los protagonistas bajaban en helicóptero al sui géneris parque temático y en paralelo había una cascada enorme. Era de mis primeras experiencias en el cine, fui a uno en Torres Lindavista por donde vivía Miriam, mi sister.
Qué decir cuando los sueños de un niño por revivir a los dinosaurios en su mente estaban plasmados en la pantalla de plata: una llanura repleta de diplodocus, triceratops pastando, y un abrevadero rodeado de esas bestias, gallinmimus corriendo como un ato de avestruces… no sé, lo recuerdo, me vuelve a la mente la cinta de Spilberg y regreso a mi niñez.
Ayer sentí lo mismo.
Si bien mis sueños de caminar entre mechas no fueron cumplidos al cien por ciento, sí salí satisfecho y con mi carota de niño cuando salí de la sala en que exhibieron 'Transformes'. Recuerdo que de niño fue otra de las series que me impactó. Transformers, Astroboy y Mezinger Z eran los artífices de mis primeros sueños.
Y ver a Optimus Prime recreado de tal manera que podías ver sus ruedas aún girando a la par que se transformaban en una de sus imponentes piernas me dejó boquiabierto.
Del cine salí con una doble carga de adrenalina inyectadas en menos de dos horas y media.
Seré sincero, la historia en general resultará ilógica, increíble, tonta , irreal y hasta patética. Pero escuchar esos rechinidos del metal mientras peleaban, verlos partirse en dos, escuchar la voz original de Optimus, el sonido original de cuando se transforman, notar que rasgan el pavimento mientras nacen de una Hummer, un Solstice, o de un Camaro. Llevarse consigo puentes enteros o pelear a toda velocidad sobre una autopista, vaya, vale la pena.
La cinta apela mucho a los recuerdos de niño.
O por lo menos apeló a los míos.
Inserta por todos lados detalles que alguna Hasbro hizo récord en ventas como Mi Pequeño Pony o el mil veces horrendo Furby.
Eso es lo mejor, la cinta está plagada de detalles en batallas, en el silueteado de cada uno de los personajes, en sonidos, en formas, en la textura de la lámina, la pintura de los autos, vaya, hasta lo que llevan colgado en el retrovisor.
Y a pesar de tener una intervención secundaria, los actores de carne y hueso se enfundan, en su mayoría, en personajes bien dibujados, arrodillados ante los vicios de la vida postpostmoderna, la sociedad del consumo, la clase media y el auge tecnológico. ¿Suena conocido?
No soy fan del director de la cinta, Michael Bay.
Nunca he sido gran amante de las cintas de Spilberg, su productor.
Pero realmente entré muy escéptico, pensaba que la cinta no me dejaría buen sabor de boca.
Me llevé una sorpresa. Si el lema era “más que un robot”, creo que esta es más que una cinta palomera o un churro de verano.
También pensé que la película mucho menos podría rendir un buen homenaje a uno de mis juguetes favoritos, mi Optimus Prime, “con verdaderas partes de metal”. Ja, estuve en un error y terminó remitiéndome a las fechas en que me peleaba con mis primos para que no fueran a joderle alguna de sus partes.
Vaya, salí del cine con ganas de correr a mi antigua casa y buscarlo entre los montones de triques que dejó mi infancia. Me revolvió la melancolía por crecer en el tardío período de los 80’s y los entrantes 90’s.
Incluso tuve miedo cuando escuché la aniñada voz de Chester, el vocalista de Linkin Park, con esa negra canción de cuna que es “What I’ve done”, insertada en los créditos finales.
Con la voz de niño en el cierre del último estribillo quise voltear a buscar a ese escuincle asustado, curioso, metiche, parlanchín pero tímido, que algún día fui.
Maldito sea el cine que hasta una cinta llena de efectos especiales e imágenes agregadas por computadora, un churro de verano, una movie vil y palomera, lo hace a uno remontarse a días bellos.
______________

*La pic se la debo a Marco que sí encontró en su caja de juguetes, esas que aún muchos deben guardar en la azotea o entre sus triques, a su Optimus Prime "con verdaderas piezas de metal". ¡Qué tal, eh!


miércoles, julio 18, 2007

Cinco momentos que detesto

Can you tell me a story that I don't know ?
Can you show me a picture that I haven't seen before ?
Can you do one thing for me?
Just let me know.
Forgive me, for leaving you alone.
Forgive me, for not saying any more...

Forgive me / Infected Mushroom
Si algo detesto es sentir mis pies fríos dentro de las calcetas mojadas y cubiertas también por el zapato húmedo mientras de mis orejas gotean una y otra vez por culpa de la lluvia…
Detesto más el toparme en situaciones que se salen de mis manos.
¿Qué momentos más detesto?
Hagamos una lista.
  1. Cuando me siento presionado y todo sale mal. Vaya, trabajo bajo presión y estoy acostumbrado a ello. En mi oficina se vale, para eso me pagan. En mi vida no.
  2. No tener tiempo para arreglar cosas pendientes. Odio tener mucha ropa recién lavada y no poderla acomodar porque falta tiempo.
  3. Detesto cuando se le acaba la pila al iPod cuando la jornada de trabajo está a al mitad.
  4. Me choca cuando comienzo a contar con recelo malos ratos que me hace pasar la gente que quiero.
  5. Odio andar justo de varo. Me pasa al final de quincena, es mi culpa. Mi cartera es tan libre como los calzones de una puta.
Hasta ahí le paro.
Hoy creo que no debería postear.
La lluvia, el frío, me recuerdan a mi tierra. Me hacen sentir melancolía.

viernes, julio 06, 2007

32 y contando...*

Edmundo Velázquez / Un dulce olor a muerte se despide del boquete en la tierra que los socorristas hicieron en el kilómetro 08 más 100 de Zacacoapan. Seis cadáveres se suman a la cuenta de la tragedia del alud en Eloxochitlán. Van 32 y contando…
El jueves por la mañana la maquinaría pesada fue de regreso, tanto armatoste sirve poco si quieren encontrar completos los cadáveres. Los picos y las palas también lucen abandonados cerca del letrero donde puede leerse: “Zacacoapan 700 habitantes”. Solamente permanece una de las dos excavadoras, promesa a medio cumplir de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, que según su titular, había establecido cinco máquinas pesadas para desenterrar el autobús y dos vehículos más sepultados sobre la carretera interestatal, vía temeraria para los conductores por el constante número de remaches y parchados en el asfalto del sinfín de sus curvas.
Para llegar a Eloxochitlán, en específico a Zacacoapan, junta auxiliar donde ocurrió la tragedia, serán necesarias cinco horas desde la ciudad de Puebla, razón que podría explicar la tardanza con que actuaron las autoridades el día miércoles: el primer llamado de auxilio llegó a las siete de la mañana, la ayuda apareció al mediodía y el primer cadáver fue encontrado casi a las ocho de la noche.
Desde aquél día los ataúdes permanecen a granel en varias camionetas de redilas. Como si se ofrecieran en un divino plan al más allá, aparecen acomodadas y se lucen uno tras otro los tamaños: el más pequeño de 60 centímetros; luego el mediano, digno para un adolescente o un anciano y el de tamaño adulto.
A pesar de las distintas tallas parece que la muerte calza bien a todos en la Sierra Negra, pareciera ser el tono en que hablan todos los funcionarios, los rescatistas, los reporteros, todos se acostumbran y hacen ojos de palo ante la tragedia, hacen cuentas, suman uno tras otro a los cadáveres. “Veinticinco, veintiséis… no, ahora son 29, no ahora ya suman 30 los muertitos”, se actualizan entre las cuentas funcionarios y mirones.
Los rescatistas ven indiferentes a las camillas donde se asoma parte del cuerpo de uno de los tripulantes del camión, al mismo tiempo, al fondo de la escena puede verse un militar peleando por desgarrar un hierro retorcido, al parecer la ventanilla del camión que suena como violonchelo desafinado mientras finalmente se desprende.
Y las cuentas siguen. La procuradora Blanca Laura Villeda solamente levanta una de las hojas de su tabla de reportes. En ella pueden leerse sumas y sumas de cuerpos sin vida, de gente.
Pasa otra camilla. ¿Será el número 30? Qué importa. De todos modos “apesta a madres”, como dice Hugo Isaac Arbola, director general de la Policía Judicial en el estado. El funcionario detiene un poco la mirada y se le nota el asco en los ojos. El olor a muerto se le metió hasta la garganta, a él y a todos los presentes los asqueó lo dulce, lo amargo, lo podrido, todos los aromas son uno a la vez, todos se combinan en una ráfaga.
Luego aparece una palera, le pide a un hombre con cámara en mano que le tome su testimonio, porque ella “quiere agradecerle tanta atención al ciudadano gobernador licenciado Mario Marín Torres”.
Regordeta, la maestra de la región que dice ser coordinadora de programas del estado de Puebla, que apenas y se da a entender cuando dice su nombre, enarbola una oda al gobernador con micrófono en mano. Ella secunda la idea del mandatario, esa de que “él no manda al agua, él qué más puede hacer, si tanto ayuda”.
Sobre su barriga descansa una bolsa en la que guarda el celular con un símbolo del PRI.
Y hay quienes contradicen a la señora fanática del priismo y de la hipersensibilidad de Mario Marín como gobernante.
Nicolasa Marroquín, estudiante de unos 19 años, se queja con rabia de las cosas que dice al gobernador. “¡Cómo se apena diciendo de la muerte de ‘taaaantos campesino’! ¿Será que sí le importan? ¿Será que sabe que no todos son campesino?”, vocifera la muchacha. También recita mentadas de madre. Exhibe su rabia y prefiere seguir comiendo, se calla y sigue sentada en ese comedorcito que a manera de mirador colocaron para ver a todo esplendor las piedras, excavadoras y hormigas uniformadas trabajando.
Un puñado de mujeres procura la comida para todos. Bañan en molito memelas que enredan y acompañan con huevo revuelto. Cacerola en mano hacen sus rondas con los servicios de rescate, con los funcionarios, con reporteros y mirones. Sabe a gloria hasta que aparece otra ráfaga de pestilente aroma a humano en plena descomposición.
La lista de espera es larga en el auditorio de la población. Como todos los edificios de la zona, aparece a la orilla de una curva, como salpicado por un mal arquitecto entre montones de tierra y terraplenes mal armados.
Es la mayor muchedumbre. Se advierten las caras largas y el silencio. Todos hacen turno para pasar a reconocer lo que queda de sus familiares. La cara de preocupación cambia a una de horror a la salida del inmueble. Colocados dentro deben estar los ataúdes abiertos, preparados ya, porque los funerales inician hoy mismo.

________________

*Crónica publicada el día viernes 6 de julio en CAMBIO.
La foto es de Pepe Castañares compañero fotógrafo de La Jornada de Oriente. La imagen corresponde a una de las asistentes al funeral de Armando Hernández, checador del camión que fue sepultado por el alud.




miércoles, julio 04, 2007

Entre niños te veas

Hace una semana Miriam llegó a la oficina e intentó taparme los ojos mientras yo me hacía el tonto y sabía que intentaba sorprenderme.
Mi hermana se quedó a la puerta del cubículo de edición, miré de reojo y noté que esa barriga chelera le había crecido. “Jesús —dije entre mí— ¿será lo que estoy pensando?”.
Y fue.
Se llamará Constanza y mi sister ya tiene seis meses de embarazo. Las últimas dos semanas que no la había visto su sobrepeso se convirtió en una descarda barriguita. Je. Se veía tierna ese día, su blusa rosa y unos ojos más destellantes. “Ojos de embarazada”, dirían los expertos…
Mi padre respondió como lo imaginamos.
Este fin de semana que pasó fue corriendo a darle la noticia.
Volaron sartenes y sonaron los gritos. Nada que nos sorprendiera. Papá cuida de mi sobrino Rodrigo, de casi seis años e hijo mayor de Miriam. Lo quiere mucho pero le ayudaba a mi hermana cuidándolo desde que ella vino para Puebla a buscar chamba.
Y pues, en los dos años que casi lleva acá pues parece que encontró más.
No sé porqué se hace la sorprendida.
Yo creo que ansiaba un bebé más.
Así que no creo que haya tanta culpa en su parche anticonceptivo, “que nomás no funcionó”, dice ella.
No hay problema, yo sigo tejiendo chambritas.
Ahora tengo dos sobrinos en camino, el hijo de Poncho y la niña de Miriam.
Ocho y contando…

lunes, julio 02, 2007

Tu suave vendabal

Me atravezó... tu suave vendabal,
el impulso antiguo y sutil,
la estela de tu perfume
"Perfume"
Bajofondo Tango Club



Llegué a la una.
Un poco más temprano de lo usual porque la sesión del Club de la Sopita fue breve esa noche de domingo y madrugada de lunes.
Quizá aprovechó el regreso de San Alejandro y pasó a casa.
Dejó las cosas en la sala y ahí estuvieron unas horas hasta que llegué.
En la bolsa de El Paje seguían las botas color miel que mi papá me regaló. Mi perfume Nautica, mis botines negros, la playera azul de tramado azul cielo y blanco, mi suéter favorito en varios tonos de café –que papá me regaló en navidad del 2006-, un calzón azul, la gorra que me compre en la Zona Rosa y hasta arriba una de las últimas prendas que mamá me regalo.
Ya casi hecha una garra estaba la playera gris de manga larga que compró mi madre de improviso en Rodríguez porque yo no llevaba pijama en uno de sus tantas citas con la quimioterapia.
Después de su muerte la atesoré. La usé mil veces como sintiendo que ella la había hecho casi a mano. Y aún la conservo a pesar de que está rota y desgarrada de los puños y las comisuras de la mangas. Incluso tiene esas desagradables marcas de años y años de un uso exagerado del desodorante.
Estoy seguro que la usó.
Con eso me partió la madre.
Al recuerdo de mi mamá le impregnó su aroma.
Me hizo llorar lo que no había llorado en estos días de los que no llevo cuenta.
Lo merezco.

martes, junio 26, 2007

Hablando de retiradas


Soy como tú estás, soy como te sientas.
Soy Satanás, soy la Cenicienta.
Soy una bala, soy un tirano, soy malo malo.

Soy un aprensivo, me sigue la enfermedad, soy un tío vivo, soy un tipo de verdad.
Soy caro cuando hay vicio, soy igual desde el principio y hasta el final.
Es lo que tengo, es lo que hay, tengo una paja mental, que ya no sé de qué va.

Un día quiero dejar el mundo entero por ti.
La misma noche me aburro y no eres para mí.
Como quisiera tenerlo tan claro como lo tienes tú.

Soy el capitán de mis cosas, vivo siempre a tu lado sin estar contigo.
Es una deuda que nunca pago, soy vago vago.
Soy un torbellino, nada me puede parar, soy un fugitivo, todos me quieren cazar.
Soy fácil y lo admito.
Soy igual, pero distinto y hasta el final.
Es lo que tengo, es lo que hay, tengo una paja mental, que ya no se de qué va.

Un día quiero dejar el mundo entero por ti.
La misma noche me aburro y no eres para mí.
Como quisiera tenerlo tan claro como lo tienes tú.



Pereza /Como lo tienes tú

***

El trabajo sirve.
Una semana en paro de labores de los policías estatales me sirvió para despabilarme un poco.
Era viernes por la noche y yo seguía encuartelado con la comisión negociadora.
Hoy estoy cansado y un poco decepcionado de que los señores justicia se amedrentaron por López Zavala.
Mañana cumplirán una semana de plantón y parece que ya terminó el conflicto.
Fue bien curioso.
Los estatales generalmente son la antítesis de los defensores de derechos humanos o de los manifestantes y en esta semana fueron quienes peleaban por un poquito de salario.
“A ver… que les pregunten a los de Santa Rita Tlahuapan, o a los de Coyomeapan, después de las chingas que les metieron estos cabrones gustosos vienen a levantarlos del plantón”, dijo Pablo Spencer añorando los días de enfrentamiento.
Si de retiradas se trata, la de los polis me entristeció.
Habría sido bueno que tuvieran los pantalones para mantenerse firmes como se han mantenido frente a muchedumbres. Como aquella vez que apalearon a un niño de 12 años.
Ni modo. Así es esto.
El trabajo sirve.
A uno lo deja pensando.
Ayuda a que se emprendan retiradas.

lunes, junio 18, 2007

Excesos*

El viernes me sorprendió la voz de Mikel Erentxun.
Iba yo arremolinado entre las personas apretujadas que viajaban en la comodísima Ruta 10.
‘A un minuto de ti’, del disco “Naufragios”.
Años tenía sin escuchar bien esa canción. Mi madre compró el cd cuando escuchó la canción del ex Duncan Dhu en una estación de Poza Rica.
Quedó prendada de esa voz melancólica.
Mientras bajé a la altura de la 27 Poniente. Caminé a casa y me hice tonto media hora.
Cuando noté que poco faltaba para las 4:30 me encaminé a la cita.
En el camino al café me subían y bajaban las inseguridades y los sentimientos.
El qué diré, el qué dirá, no se quitaban de mi mente y seguía el maldito estribillo de Erentxun en mi cabeza: “A un minuto de ti, voy detrás de ti, a un minuto de ti, te seguiré”. El coro se volvía en mi contra y de un cuidado protector de su protagonista la rola más bien inspiraba un término psicópata.
Aún tiemblo al recordar la hora que pasamos ahí sentados.

***
Mismo viernes, más tarde.
El cumpleaños de Aroche fue el motivo de la fiesta.
Con ese pretexto circularon los tequilas, las margaritas de mango y tamarindo, el vodka tonic, las chelas… y otros tantos dulces. Por mi boca y nariz pasó de todo.
Hoy me duelen los músculos terriblemente.
Resaca no tuve.
Pero en calidad de bulto viajé con los Cravioto a la sierra.
Papá se ve bien. Aunque su recién descubierta alergia me frustró el regalo. Le recetaron cuidarse de cualquier perfume o fragancia.
Adriana le cocinará pierna adobada por aquello del día del padre. Nos reuniremos todos sus hijos a excepción de Claudial, ya saben, no quedaron las cosas terzas después de los últimos acontecimientos que pusieron en jaque a la familia.
Es curioso el sentimiento.
A veces odié la fortaleza de hierba que mi padre buscó cuando dejó Necaxa.
Hoy la bendigo.
Hoy me siento arropado por el leve bochorno de junio, refrescado por las nubes negras que vaticinan el roce de una sutil lluvia y con ciruelas me curo la deshidratación propia del desvelo.

***

De excesos me llené esta semana pasada.
Me excedí del silencio, me excedí en los remedios.
Me excedí un poco en el alcohol y mucho en otros vicios.
Hoy quiero excederme en soledad.
Quiero ser yo otra vez, ese niño tímido y un poco solitario.
Dejar de ser el sobrado chacal en que me he convertido.
Con el aire que mece los ciruelos espero que se depure mi aroma y el oxígeno que pasa por mi nariz, por donde anoche pasaron numerosas ráfagas de irresponsable desenfado, despida de mi cuerpo todos los demonios.
Comienza la desintoxicación.
_______________
* Escrito el día sábado 16 de junio en Venta Grande, Huauchinango, Puebla