viernes, diciembre 22, 2006

Crismas pic

En un lejano lugar, una tierra muy lejana, el Inmundo Animal algún día tuvo visos de una vida feliz.
Maldita infancia, ¿porqué eres tan corta?
El chaparrito soy yo. Mi hermano alfonso me abraza, el wey agachó la cara cuando accionaron la cámara. Qúe porte el mío, ¿no?
Esos días en casa se respiraban otros aromas.
Se vivía más lento, me enojaba menos, quizá lloraba más. Pero era vida. Esos días sí eran vida.

Diciembre me gustó pa'que te vayas

¿Qué pasa por la cabeza de papá cuando se le llena de mierda esa bocaza?
Escupe. Escupe. Escupe.
Hiere, descuartiza, mata, ignora, critica, evade.
Ira, irracionalidad, su machismo, esos son sus argumentos.
¿Así será mi navidad?

martes, diciembre 19, 2006

Temporada de corazones rotos

Así dijo.
Y fue contundente la frase vía msn.
Y es que a la puerta de la oficina se escuchaba el canto de una dama.
Acompañada con una canción de fondo… una de Amanda Miguel.
El me mintió, él me dijo que me amaba y no era verdad. No me amaba nunca me amó.
Así sonaba la voz de la esposa de Diego Verdaguer.
Si uno en sus aires morbosos se acercaba, podía ver cómo adentro de un automóvil negro —un Mercury, creo— la mujer berreaba la canción. Caguama en mano entonaba a su modo la canción.
Mentiras, todo era mentira. Palabras al viento. Oh Dios tú que estás en los cielos, tú que eres tan bueno, que no quede huella de él en mi cuerpo…
Y la ñora le ponía un tono, una emoción.
¿Le habrán roto el corazón?
En una de esas perdió la voz. Bajó de su auto, pero la canción no terminó.
Él me mintió, él me dijo que me amaba y no era verdad.
Y ella solita comenzó a decir: ¡Me quiero morir, me quiero morir!
Dentro del Oxxo, ahí a unos metros de donde bebía su cerveza, el dependiente movía la cabeza con cierto dejo de dolor, como arrepentido de haberle vendido la caguama.
Así me dijo Cobayo, concluyó en que esta es temporada de corazones rotos.

lunes, diciembre 18, 2006

La maldición de no ser fotogénico

Nótese.
Del día de mi examen profesional solamente tengo esta fotografía, en la cual, me veo de la rechingada.
Si hicieramos un concurso de... qué es lo que le pasó al Inmundo Animal cuando fue tomada esta fotografía podríamos poner varias opciones.
a) Es un enanito que no alcanza a salir.
b) Un perro rabioso lo ataca mientras accionaron la cámara.
c) El calzón le molesta y por eso tiene que jalarlo desde la profundidad de su ser
d) Simplemente es retrasado mental.
e) Es el típico chistosito que hace las peores caras para arruinar imágenes.
Eliga la que usted guste. Cualquiera, como mi pose en la foto, es patética.

Ya lo dijo el Chómpiras

Ah por cierto... dijera la sabiduría chespiriana: "Dígame, licenciado".
Pues los tres cochinitos que están en la picture ya estamos titulados. Nos fue bien en el examen de la universidad y el Pacheco (derecha, alias Carlos Pacheco, fotografo de Notimex), la Dector (alias Bárbara ector, fotógrafa de la Agencia Golfo-Centro) y su su servilleta, el Inmundo Animal pues ya semos licenciados. Ellos y varios conocidos y amigos míos, egresados de la chUpaep pues por fin nos titulamos.
La pic nos la tomó... ay no me acuerdo... pero fue en medio de la espera del góber precioso a su arribo al Festival Étnico de la Matanza, en Tehuacán, hace unos mesesillos. Estábamos muertos de calor. Se nota.

Cadáver decembrino

“Te estás avejentando Edmundo”, así lo dijo, como es su costumbre.
Sin miramientos ni compasión Selene casi casi me lo escupió en la cara.
¿Será cierto? Me estaré avejentando o simplemente maduro... ¿o me vuelvo más duro? Tan duro como el cascajo.
No sé. Cada que me quito la barba, es como si me despegara una máscara, hasta arde y no precisamente porque me irrita horrores, es más, siento que me quito años de encima, siento que vuelvo a ver al chamaco aquél que sonreía con facilidad mientras se dibujaban los hoyuelos en las mejillas.
Recién encontré una fotografía donde así aparezco, de siete años y con una sonrisa bastante genuina. Apenas perdí la imagen de vista, si la encuentro prometo postearla.
En ella sale el Inmundo Animal con una chamarra de cuero que le encantaba porque la utilizó en un bailable de Vaselina donde se sintió Danny Zucco.
Así aparecía, con pose de catrín presumo mis zapatos mientras guardo las manos en las bolsas del pantalón de vestir. Todo un galán recién entrado a los siete años. No recuerdo a ciencia cierta si mi hermana Blanca tomó la fotografía. Creo que sí, en esas fechas le iba de maravilla cuando trabajaba en Banamex. Casi cada tercer día Blanca estrenaba rollo —entre otras cosas— y me ponía entre sus muñecos de peluche. Las poses eran un poco ridículas pero me encantaba salir en ellas.
En esa ocasión me puso frente al árbol de navidad. Y yo que ni pintado, creído y emocionado con mi chamarra de cuero.
Esa sería la navidad del ‘90 o del ‘89, ya no recuerdo.
Pero ese año mi madre había adornado el árbol con esferas doradas y de color plata, moños rojos y mucha nieve artificial. El pelo de ángel ya no le convencía así que íbamos a Hidalgo por un poco de heno para colgarlo en el oyamel.
Esa era su costumbre, comprar un oyamel, una especie de pino enorme que en Tecochtenco, una comunidad de Tenango, se daba por borbotones. Ahí, en ese pueblito a media hora de Necaxa era donde mis padres tenían sus compadres.
Cada año solíamos visitarlos, les llevábamos esferas de Chignahuapan y ellos, en complacencia terminaban haciendo tremendo descuento a uno de los árboles que por centenares vendían.
En casa era todo un proceso aquello de la navidad.
El Poncho y mi padre amarraban el árbol al toldo del carro.
Ya en casa, mi padre hacía una cruceta, nivelaba el tronco y la clavaba en forma de base.
Mi hermano y yo vaciábamos las cajas de muñecos para el nacimiento. Mi madre acomodaba papel periódico, cajones y cajas debajo del árbol. Después montábamos pedazos completos de musgo traído de El Salto. Dejábamos agujeros que rellenábamos con espejos circulares para simular lagos. Ahí colocábamos los cisnes, quizá las piezas consentidas de mi madre.
Entre las montañitas que mi madre dejaba se armaban puentes o se improvisaban pozos. A mis hermanas les tocaba colgar las esferas, hacer moños, a mi hermano probar las series. Mi padre las colocaba. Yo nomás veía. Y también los vecinos. Había quien pedía permiso para que sus hijos visitaran tremenda maqueta de Jerusalén, muy a la mexicana, claro.
Con los años, por cada hijo que se iba, por aquello de intentar su propio hogar, a los demás se nos agregaban tareas.
Claudia dejó de hacer moños.
Miriam dejó de limpiar los muñecos del nacimiento y colocar el musgo.
Blanca dejó de tomar fotos y comprar esferas.
El Poncho dejó de bajar los muñecos del tapanco y tampoco probó las series ya.
Ya después la tarea tocaba a Papá, mamá y a mí, nos echaba la mano Carmen, quien casi fue mi nana.
Nunca fue pesado, incluso a veces mi madre se adelantaba en uno de sus desplantes de hiperactividad. Bien me tocó ver ya toda la casa arreglada cuando volvía de la secundaria.
Años después, cuando ya nada más quedaba yo como hijo de casa, mi madre optó por el árbol artificial.
La casa dejó de perfumarse por aquél pino, pero ya la enfermedad de mamá era condicionante de su entusiasmo por los arreglos navideños.
En su cama invirtió más tiempo en probar con las figuritas de fieltro.
La primer navidad sin ella fue muy difícil.
Papá no pudo ni probar las series.
Mi hermana Claudia terminó haciendo todo.
Quien lo dijera, ahora Claudia es la única de mis hermanos que no está invitada a la mesa de mi padre el próximo 24 de diciembre.
Y yo, pues yo me estoy avejentando.
Lo noto cuando recuerdos como estos me derrumban más de lo que me pudieran sostener.

Felices fiestas

Al parecer la mayoría se impuso.
Papá decidió celebrar navidad con sus hijos.
Abrirá su fortaleza de hierba para ellos.
Hace unos meses provocó que buscara hogar sustituto para navidad.
“Vete buscando en dónde quedarte, que me voy a ir a Cancún o a Puerto Vallarta”, dijo.
“Ay wey”, pensé. “Desterrado de lo poco que tengo por casa para navidad”.
Ya me había hecho a la idea, incluso había recibido varias invitaciones para las fiestas.
Pero resultó que mi hermano recién me pregunto vía mensaje de dos vías:
“Y qué, cuándo te dan vacaciones para navidad”.
Yo hice mi drama, pues ya sentenciado por mi padre, decidí decirle a mi carnal que no había muchas ganas de darse una vuelta por Venta Grande, menos si mi padre andaba tostanto su palidísima piel en cualquier playa de su egoísta agrado:
“Pues quedarme acá en Puebla. Papá no quiere hacer nada, dice que se va a la playa”, me acusé con mi hermano mayor.
Y como últimamente mi padre y el Poncho andan retecercanos, pues mi carnal se indignó por aquello de no ver a su progenitor y el resto de la camada en navidad.
Tres horas más tarde la esposa de mi padre casualmente se comunicaba conmigo:
-Cómo estás Mundo, oye, que tu papá siempre sí festeja acá mientras ustedes vengan. Poncho dice que vendrá, Blanca dice que viene si sus suegro se van a Chiapas, y Miriam pues viene. ¿Y yú?
-Ah pues yo ya estaba buscando albergue navideño porque mi padre sentenció su 24 de diciembre en la playa... pero si así están las cosas yo les caigo desde el 22 o 23.
-No pues tu papá dice que si vienen acá el 24 pues nos vamos el 31.
-Ah, perfecto. Porque entro a la chamba desde el primero o dos de enero. Entonces nos vemos...
Y zaz. Ahora sí tengo donde pasar navidad.
Resulta que hará dos años que mi padre se mudó a tal pueblo.
La verdad es que muy poco emocionante me resulta imaginar el itinerario de ese 24 de diciembre. No sé porqué tengo esa necesidad de pasarla con lo que queda de mi familia. Aunque sea en esa fría casa, en ese pueblo olvidado, donde los niños andan mugrosos y con los mocos en la cara. En ese lugar donde huele a estiércol de borrego y se ve pastar a las vacas en lo que deberían ser las calles.
Vaya, no sé si es mi hogar. Ya no sé.
Pero es donde está mi padre. De lo poco que me queda, de mis pocos motores en esta vida de la que cada día luzco más desencantado.

domingo, diciembre 10, 2006

Señal

Salí corriendo. Quién sabe porqué. Me estaba asfixiando en ese salón de clases. El traje y la buena finta ­-la barba afeitada, la corbata, los zapatos lustrados- me ahogaban.
Terminé en 45 minutos.
Tomé cinco minutos para respirar en el vestíbulo de la universidad. Me topé con Falcón, el profe al que sentí que no le agradé. Me saludó con una sonrisa, agradeció mi tarea entregada extemporáneamente.
Me puse los audífonos. Suzanne Vega y el coro de “Tom’s dinner” me acompañó en la histeria. Lo repetitivo de la canción me llevó a caminar varias cuadras hasta que me vi en los rumbos de mi casa.
Ahí mismo me sorprendí. Había escapado de varios miedos. Quizá por eso salí corriendo.
Cuando lo noté estaba en la esquina de la 21 sur y la 25 poniente. En ese momento comenzó, como en cinta de González Iñarritu, una canción y un choque. "Hopipolla" de Sigur Ros sirvió de fondo para que al dar el rojo en el semáforo una dama se amarrara en su camioneta.
Detrás del vehículo de doble cabina se impactaron dos automóviles más.
Inmóvil me quedé, como si presenciara una señal.
No hubo heridos.
¿Será una señal?

domingo, diciembre 03, 2006

Por cierto

Mi país sigue vivo

Lila movida


Lo prometido es deuda. Prometí poner una foto con Lila Downs.
Después de la rueda de prensa a los reporteros nos salió el fan que llevamos dentro. Y aprovechando ya el acceso VIP pues a darle con la Lila.
No pensé en verla tan de cerquita, por eso ni llevé cámara.
Los que sí llevaron, muy previsores, fueron la Tuza y el Yorch.
Cuando la Tuza pidió foto con Lila yo nomás me le pegué.
Sí, me colé.
En la foto me colé.
Pero para mi mala suerte la tomaron movida.
Fue en la única en que me colé, pero fue la única que me tomaron con Lila Downs aquél 2 de noviembre.
A un mes he aquí el recuerdo.
Eso me pasa por gandalla.

jueves, noviembre 30, 2006

Depresión de principio de sexenio

Acabo de ver al presidente electo.
En la tele.
Ahí se hizo presente.
Y esa imagen sigue sin convencerme.
Acabo de ver al presidente que se va, al de la transición.
Pues me dio lástima que el país se le fue de las manos como la banda presidencial al entregarla.
Acabo de darme cuenta que comienza la depresión de inicio de sexenio.
Sigo intrigado por lo que pasara en unas horas.

Me lo devuleven como estaba

Sí. Todo mundo ya sabe que Violenta Lagunes se puso a tirar coca-colas, aguas y demás objetos desde la Tribuna de San Lázaro.
Sí. Todo mundo vio cómo El Universal.com la ha ridiculizado incluso dedicándoles medio segundo de uno de sus videos, la exhibe pues, montada en la Tribuna, sin zapatos y con ánimo para que el desmadre siga en San Lázaro.
Lo que todo mundo no sabe es qué va a pasar mañana.
Mañana armen sus apuestas.
¿Tomará posesión Calderón?
¿Habrá golpe de estado?
¿Volará nuevamente ese finisimo diputado perredista mejor conocido como "El Tarzán"?
Quién sabe. Yo quiero mi país como estaba.
¿Será que aún tiene vigencia la garantía?
----
Por cierto, la foto me la chacalieee de El Universal.com, hay muy buenos ángulos de la diputada poblana del distrito 9 ahí. Llévelaaaas...

jueves, noviembre 23, 2006

En un cuarto barato de hotel

Y ahí estabas tú.
Tirado en la cama de hotel.
Con un sabor a salado desperté esa mañana.
Una noche antes nos perdimos en la carretera entre Veracruz y Papantla.
Estaba muerto de miedo y el camino mucho muy oscuro.
Recuerdo que al pueblo de pescadores llegamos como a las 3 de la madrugada. Ocurrencia tuya la de manejar de noche.
Había norte en el puerto, pero no nos quitó el ánimo.
A pesar de la madrugada había gente en el zocalito de aquél lugar.
Encontramos hotel por pura coincidencia.
Esa noche te soñé como cualquier mañana en tu casa.
Lo poco coherente de mi mente comenzaba a dibujarte poniéndote la camisa y atando las agujetas de tus zapatos.
Te añoré así.
Para siempre.
Entre sueños me decidí por ti.
De una vez por todas.
En un cuarto barato de hotel.

Mal tiempo, buena rola


Hold you in my arms
I just wanted to hold
You in my arms

Tengo que hacerlo.
Ustedes disculparán, pero al mal tiempo buena rola. Y aunque los fríos, la onda gélida y mis deudas anden de la chingada pues no me acongojo.
Y si ya están hartos de tanta queja del Inmundo Animal, pues hay que ponerle diversidad al asunto.
Así que tengo que hacerlo y confesar que últimamente me pongo a saltar cada mañana mientras me ducho cantando rolas de Muse, sí, y lo hago con mi pésimo inglés y mi peor aún oído musical.
Tengo la manía de escuchar una y otra y otra vez una canción que me gusta bastante. Y últimamente el iPod no para con “Starligth”.
Cada que puedo grito el coro, de manera descarada…
Aunque sea en la redacción y la Pau me vea feo.
________________________
Por cierto, los de la foto son los de Muse.
Sí, me la chacalié de la web.

Sin pelos en la cara

Y que la Karlita se me queda viendo retefeo.
Pero retefeo. Con cara de “¿Qué te pasó?” me vio como unos tres segundos que parecían tener todo el poder del Tribunal Santo Oficio en la mirada.
—¿Mi’jo qué te hiciste? Te ves raro…—dijo la reportera de CAMBIO y Estilo (algo así como nuestra sección de Sociales) con todo su tono culichi.
—Nada…
—Sí, te ves raro
—Ah… ¿será la barba?
—Ay sí, con razón, ¡te noté con más cachete!
Fin del diálogo.
Y pues sí, me quité la barba.
No posteo fotos sin mi barba porque no me gusto así.
El colmo es que con estos fríos, la extraño más. Se fue con el viento de noviembre.

miércoles, noviembre 22, 2006

Quiero chillar

Veo la taza de té de manzanilla y mis nudillos siguen frotándose.
Hubo cinco minutos en los que me dieron ganas de chillar.
Y no es porque a mis bisagras les falte grasa, pero chillo porque estoy hasta el cuello.
De deudas, preocupaciones y demás.
Resulta que el martes recibí un mail dirigido a los ex alumnos de la Chupaep que estamos a punto de titularnos.
En él se indicaba que todas (toditas, todititas, todas) las deudas tenían que ser liquidadas a más tardar el viernes si todavía aspiramos algún día a tener el maldito título.
Además urgían a que lleváramos los requisitos para la dichosa titulación, desde fotos hasta copia de la copia certificada del famosísimo Curp. U know, el documentillo aquél que algún día según sustituirá a la romántica acta de nacimiento.
Pos bueno, al trámite burocrático-escolar, le sumo mis deudas.
Desde septiembre me atrasé en tres (¿o cuatro?) de las colegiaturas del multicitado curso. Ya tengo un plan de financiamiento para la deuda, o sea endeudarme más, al puro estilo neoliberal. Más deuda, más beneficios, dirían los cerdos capitalistas.
En fin, quiero chillar.
Y encima, viene el examen para la titulada
100 reactivos.
Mínimo tengo que acreditar 70 de las preguntas. Todas son cerradas y serán sobre las asignaturas que he tomado en el curso.
La fecha del examen es el 9 de diciembre.
Sigo viendo la taza de té, me muerdo las uñas y quiero chillar.

martes, noviembre 21, 2006

3 segundos


And when it stops,
it stops,
My heart stops beatin'


Cuando harto ando -como ahora me siento-, cuando de repente se me va la tranquilidad, cuando me desespero, es cuando he recurrido a la voz la Torrini.
Así, con su 'Hartstopper', recupero tres segundos de aliento.

lunes, noviembre 20, 2006

¡Pinches ratas!

Muy presto y dicharachero me disponía a hacerme mi café en la oficina cuando descubrí que mi taza fue robada.
Taba rebonita. ¡Incluso apoyé a una causa noble cuando la compre!
Era de la Unicef y tenía dibujado un mundo.
Chale, por eso era la mía.
Bueno, como sea.
Pronto iniciarán las investigaciones.
Tengan miedo.

lunes, noviembre 06, 2006

Que siempre no.

Ya lo sé.
Bien conozco que no soy un Adonis.
Es más, soy Inmundo.
Y así me gusto.
Por lo pronto les dejo la foto con la barba media crecida. Y les comunico: ¡No me van a meter cuchillo!
A mi padre se le hinchó la gana (porque no sólo en este blog se me hinchan los huevos) y pues terminé consultando al médico familiar, al doctor Cisneros.
Me checó una vez más, todo y a profundidad. Resulta pues que aquella bolita en el polo inferior de mi testículo derecho se puede borrar con medicamendo.
Y cuando ya me había hecho a la idea de que me someterían al bisturí pues... fiú. La libré.
Prometo tener escritos más agradables.
__________
*Ah la foto se la debo a la Tuza.
La tomó recién llegados a las nuevas instalaciones de CAMBIO.
Por cierto hablando de fotos, pronto, muy pronto, postearé una donde Lila Downs, la Tuza y su servilleta terminan ligados. Je. Otra chocoaventura.

jueves, octubre 26, 2006

Está bien, no he posteado desde hace mucho, je.
Y ahora solamente postearé un remake, je.
Sí. Algo ya publicado pues lo refritearé para este decente blog. Desde CAMBIO pues me chacalie la que fue mi crónica sobre la marcha gay de la semana pasada. Me agradó. Me gustó.
Y sin querer terminé dedicandola a alguien...

Provoca golpes de pecho la marcha del Orgullo Gay en Puebla

“¡Jesús mío, no
hay vergüenza!”


Edmundo Velázquez / Una anciana se detiene en la esquina de Reforma y la 11 sur, espeta casi un salmo entre dientes, lo culmina diciendo: “No hay vergüenza, Jesús mío, no hay vergüenza”. La dama atina a decir eso cuando ve a un montón de personas que a lo lejos parece que se destinan a un carnaval. Groso error, es el colectivo Lésbico, Gay, Bisexual, Transgénero y Travesti que se dirige hacia al zócalo.
Así, enfundados en botas de tacón de aguja, en trajes de chaquira y lentejuela, con maquillaje en la cara, con el porte de un muy macho vaquero, con diamantina en los pómulos y plumas a los hombros, se llevó a cabo la marcha del Orgullo Gay 2006 en Puebla.
Así, unas 300 personas desfilaron ante la sociedad poblana, frente a los ojos atónitos de unos, burlones de otros, satíricos de ellos mismos, haciendo mofa de su propia estampa, de su amor, de su estilo de vida, de su forma de hablar, de vestir y de vivir.

“Y todos me miran, me miran, me miran…”
A grito pelado el colectivo va sonrojando a los mirones, a las banqueteras. “¡De noche de día, que viva la putería!”, “¡Fox con botas, también es una jota¡”, “¡Pinche gobierno, cuéntanos bien, no somos uno, ni somos 100!”, gritaba el padrote de los travestis del Paseo Bravo, a quien dicen le apodan“La Minowana”, o también se le conoce como “La Minos", aunque ninguno de sus regenteados conoce su verdadero nombre.
Él y un travesti más llevan en sus manos una pancarta con los bordes emplumados y sentencian consignas a favor de la tolerancia. “La Minos”, más con pinta de mataputos que de elegante pachuco, administra los poco imaginativos cánticos que se entonan desde el jardín del Cerro de La Paz. Así siguió la comitiva por la avenida Juárez y terminó en el zócalo; aunque en esta ocasión se dice que son menos los marchantes que en años anteriores. Será por el retraso de los festejos de la Semana Cultural Lésbico Gay que ahora tuvieron que esperar primero a que terminaran las elecciones y después el mundial de Alemania 2006.
Por lo pronto las jotas se olvidan del típico “I will survive” de Gloria Gaynor, ahora el himno gay parece ser entonado por Gloria Trevi, “Y todos me miran”:

Y me solté el cabello, me vestí de reina / me puse tacones, me pinté y era bella / y caminé hacia la puerta, te escuché gritarme / pero tus cadenas ya no pueden pararme / y miré la noche y ya no era oscura, era de lentejuelas….

Y en efecto, damas, caballeros y niños observan dos camiones de carga con muchachos en microshorts, travestis, ángeles en extremo musculosos y lesbianas quinceañeras con antifaces emplumados.

¡Y todos me miran, me miran, me miran! / ¡Porque sé que soy linda, porque todos me admiran! / Y todos me miran, me miran, me miran / porque hago lo que pocos se atreverán / Y todos me miran, me miran, me miran / algunos con envidia pero al final, pero al final pero al final, todos me amarán…

Termina la canción y aquellos montados en el camión comienzan a gritar a los lados. “¡Banquetera, únete, banquetera, únete!”, gritan al unísono a un par de muchachitas. “Si no somos lesbianas”, dicen las dos, una de ellas casi se persigna. La otra se sonroja.

Comitiva familiar
Como lo gay friendly está de moda, no faltan las madres que buscan educar en la tolerancia a sus hijos. No faltaron los pequeños que orgullosos estaban del show, con bandera de arcoiris en mano o con antifaz iban danzando sobre los automóviles.
“Es más familiar esta marcha que la del Distrito Federal —dicen los padres de familia—. Ésta sí sirve para educar, es más sana, acá sí puedes traer a tus niños”.
Por si diversión les faltara a los pequeños, un drag queen que viste de amarillo limón, llama la atención de los niños.
Mientras tanto, los travestis siguen soñados, así que “Nuestra Belleza Gay” no sobra. Sobre un carro desfila detrás del primer camión.
“No, mi amor, me gusta por detrás…”, reza el coro de la melodía que suena en el zócalo de Puebla, la cual sirve como cualquier pretexto para que dos damas se besen, se tomen de la mano. Los hombres tampoco temen a abrazarse, se roban besos, se pasan el dulce de boca en boca, mientras reparten condones y una que otra anciana curiosa sigue sin volverle el alma al cuerpo.

domingo, octubre 22, 2006

10 cosas que el Inmundo debe hacer esta semana

1. Llevar su ropa a la lavandería.
2. Llamar al Dr. Albisua para confirmar fecha de operación.
3. Seguir reporteando las broncas de la Secretaría de Cultura.
4. Llamar a mi padre y reportarle mi estado de salúd.
5. Hablar con mi hermana y jalarle las orejas.
6. Comenzar a hacer bocetos para la ilustración de "La Iguana".
7. Iniciar mis clases de manejo.
8. Hacer más diseños para playeras.
9. Terminar mi tarea incompleta del curso de titulación.
10. Apartar el libro "Toda esa gran verdad", de Lalo Montagner.

jueves, octubre 19, 2006

Last coke in Huexotitla

Una agua de horchata, un té de jazmín, un vil jugo Ami sabor Citrus Punch, varios Splash —con zanahoria casi radioactiva, diría Selene—, litros de agua simple… pero nada, nada llena el vacío que dejó…
Deje la coca, la coca-cola, es definitivo, bueno, eso me dijo el doctor.
Después de ver los análisis el doctor Albisua dijo que todo estaba perfecto, que tenía que operar, que sería una cortadita, pero, para no provocarme problemas en los riñones y vías urinarias de una buena vez tenía que bajarle a la coca y el café.
Zaz.
Así.
“Ni modo cuate”, dijo mi doctor en su involuntaria parodia a Chabelo, como si me hubiera salido una espantosa equis o la catafixia no hubiera salido a mi favor.
Y pues así ando: “No coke, no coffee”. Es un suplicio.
Es irremediable el tomar un café en una que otra somnífera rueda de prensa. Y qué decir de los mokas que en el Starbucks me reventaba. Los voy a extrañar.
Ni modo, el té chai no es mala opción.
Por lo pronto me entregué a la tarea de mi última y por lo tanto, dramática, sorbida de coca-cola.
Me compre una de cristal.
Mentalmente la dividí en cuatro cuartos.
Uno lo sorbí desde el Oxxo a la oficina.
El segundo poco a poco mientras comenzaba a redactar mis guías.
El tercero… el tercero me lo chingó Selene en su habitual gandalleo de comida y bebida ajena.
El cuarto, que nunca supe si eran las babas selenitas o el final del refresco, me lo tomé en chinga del puro coraje.
En fin.
Esa fue mi última coca-cola en Huexotitla.

domingo, octubre 15, 2006

Ultrasonido

Síndrome del huevo protagónico, no lo dictaminó el doctor, lo dictaminó Tuss luego de ponerse a jugar haciendo como que entendía mis análisis y el ultrasonido que tuve que practicarme.
Y yo que pensé que era mi hernia.
Pero no, no fue.
Un día amaneció así, muy campante, como para llamar la atención, hinchado.
El doctor Albisua dice que se necesita cirugía.
Ya tengo fecha, 13 de noviembre me meten cuchillo.
Digamos que el escroto es el inquieto.
Tendrán que buscar entre sus 5 capas lo que provocó la inflamación.
Y para no dejar la costrumbre de ser el típico exhibicionista, pues ahí dejo mis testículos... no al aire, pero sí en ultrasonido, por ahí anda mi escroto hichado.

jueves, octubre 05, 2006

Someone call the ambulance

Naxonol
Carisprodol
Cápsulas
250mg-200mg
...de Syntex

Crucé el bulevar para llegar al limbo que tenemos por oficina.
Viento fuerte contra mi débil cuerpo medicado.
Qué dicha dan las drogas legales, a uno lo vuelven hoja seca.
Así crucé el bulevar, casi flotando...

La mañana la perdí en la sección de Urgencias del hospital Upaep.
"Póngase esta bata, la costura va por detrás", me dijeron.
"¿Me tengo que quitar los calzones?", pregunté.
"¡No! ¡Cómo cree!"", chale. Hasta en eso son mochos.

Héme ahí inseguro frente a tres practicantes de medicina. Uno tomando datos generales, otro asintiendo a cada respuesta mía y una más palpando la ingle.
-¿Le duele?-punza en el lugar incorrecto con sus dedos índice y medio.
-No-
-¿Le duele?-
-¡Aaaaaaaay!-
-¿Le dolió?-pregunta con cara de susto la doctorcita en proceso que más pareciera querer ser del elenco de "Scrubs".
-¿El grito no lo responde?-retobo yo malencarado.
Los internistas uno a otro se ven entre ellos. Al parecer no tienen ni puta idea de qué me duele. "Hay que llamar al médico de guardia", espetan.

Llega el medico de guardia con pinta de Cándido Pérez, pero un poco más calvo.
Hace lo mismo.
-¿Le duele?- pregunta el doctor atinando el punto exacto de mi malestar.
-Sí-
-¿Le duele?-
-¡Sí!-
-¿Aquí le duele?-
-¡Que sí!-
-¿Sabe qué?-
-¿Qué?-
-Vamos a llamar al cirujano...
-¡¿Qué?!-
-No se em alebreste... es únicamente para una primera valoración.
-(Gulp)

Casi media hora de pura angustia, yo en bata, sobre camilla, observando el desmadre que son las urgencias, entran y salen pacientes. Pareciera divertido un niño que sale y entra en silla de ruedas hacia la cámara de rayos equis, va y viene. El sí se divierte. Una dama, algo mayor recibe las órdenes de la bata y el modo para ponérsela. Ahora a ella le especifican que debe dejarse la pantaleta.

-¿Qué onda mi cuate?-llega el cirujano y me pregunta con tono al puro estilo de Chabelo
-Pues aquí con el dolor, divirtiéndome...
-A ver...-dice mientras le dan guantes y me pregunta cómo estuvo lo de la moto, se los pone, me baja el boxer sin dejar de advertir que ahí hay puro profesional que nada fisgonea en mis cositas. Comienza a tocar por todos lados.
-¡Nooo cuate! Está bien inflamado. Híjole cuate... pues... no manches, super inflamado.

A fin de cuentas, me dictaminaron una hernia más en proceso, ahora en mi inche ingle del lado derecho.
En una semana el cirujano me dice si es urgente el que me operen.
Ay dolor.
Por lo menos me divierto con las drogas legales.

miércoles, octubre 04, 2006

El retorno de la hernia vengadora

Ni el retorno del Imperio en La Guerra de las Galaxias fue tan cruel.
Cual vil sith, con toda su maldad, como si viniera del lado oscuro, mi hernia volvió a dar lata.
Creo que todo comenzó aquél día me apreté con todas mis fuerzas para no salir volando de la moto de Cobayo.
Desde ese día regresó a punzar y joder cada día. Pero la ignoré.
Hasta ayer que anduve del tingo al tango, de Tlanalapan hasta Huejotzingo armando historias ajenas fue que el cuerpo me la cobró.
Llegué caminando como si me hubieran sacado el aire, agarrandome el área abddominal.
Un estornudo me bastó para casi sacarme las lágrimas del dolor.
Mañana voy al hospital de la Chupaep a hacer válido mi descuento en consulta médica.
Cruzaré los dedos para no quedarme hospitalizado.
___________________
*La foto se la debo a doña Bibis... casualmente refleja un poquito el miedo que tengo por ir al matasanos. Por cierto evidencía mis líneas de expresión hipermarcadas en mi frente; ahora sé porqué siempre me calculan más de 24 años de edad.

lunes, octubre 02, 2006

Aceptando a Caronte

Me mudé de planeta. Cierto.
El clima no me sienta mal. Pareciera que ciertos placebos ayudan a dejar de lado la resequedad de las manos y no me rasco más, bueno, nomás la parte trasera de mi oreja derecha.
Me mudé de planeta. Lo sé y no me arrepiento.
Pareciera que es mucho menos pesada la atmósfera de Caronte. Pareciera que no hay problema en que a veces exploten sus plutonianas evocaciones. Ahora resulta que el viento fresco es bueno para la salud.
Me mudé de planeta. Parece un poco vacío.
Ahora me quedan muchas dudas. Comienza la colonización de sus barrancas y montañas, al parecer hay agua, al parecer se puede sobrevivir.
Me mudé de planeta. Es un hecho.

domingo, octubre 01, 2006

a) El Chicharrón

El día en que Ildefonso volvió de su trabajo encontró a las niñas solas.
En la pequeña casa que habitaban Juana -su esposa-, sus dos hijas y él solamente se encontraban las niñas chillando a todo pulmón.
Las encontró encerradas, con la puerta bien trancada pa'que no se fueran a salir. Otra punta de Juana, de esas costumbres raras a las que comenzaba a acostumbrarse tras cuatro años de matrimonio.
Blanca, la mayorcita de las niñas, en su parco lenguaje le dijo a papá que su madre había salido hacía mucho tiempo, que tenía hambre, que sue hermana olía feo. Claudia, la niña menor solamente lloraba sin sentido. Se sentía sola, muerta de hambre y con miedo por la oscuridad que en ese rincón del pueblo acechaba después de las seis de la tarde.
Encabronado. Así se dijo ante sus cuates. El mensaje fue más claro que todas las peleas antes habidas entre el joven matrimonio.
A Ildelfonso lo habían abandonado.
A sus 19 años ya era padre soltero de dos niñas.
Su trabajo de sol a sol y su salario de peón le obligaron a buscar a su madre, a reencontrarla a pesar del dolor que causó ser criada por una de las mujeres de peor reputación en el pueblo, pero también del mejor sazón.
Doña Leonor, la abuela de las niñas vendía los mejores tamales de Necaxa, en las noches también vendía antojitos, y si se podía se llevaba a alguien a la cama. Los clientes nunca sobraban.
A esa señora, de buen sabor en los platos y mala reputación en los callejones le tuvo que encargar a las niñas, mientras tanto, Ildefonso comenzó a cortejar a cuanta chamaca pudo. Aunque su apodo, su mala fama de vividor, no ayudaban mucho a "El Chicharrón" para la tarea de conseguirse una nueva madre para las niñas... bueno, hasta que se topó con una mujer casi tan desesperada como él.
Esa mujer era la Chata.
(...)

jueves, septiembre 28, 2006

Mudanzas

No es que vaya yo a cantar una de Lupida D'Alessio.
Pero ahora si toca agarrar las chivas y cambiar de oficinas, je.
Mañana CAMBIO se muda. Y creo que tengo que comenzar a empacar el archivo que ahí aventado y desorganizado se encuentra en mis cajones.
Pues la cosa ya es pública, "el Chato" Martínez, propietario de la estación 1010am decidió dejar de rentar la concesión, por lo tanto CAMBIO y la 1010am se separaron. Por lo tanto, el querido pasquín en el que laboro se tiene que mover de las instalaciones que compartía con la radiodifusora (edificio que también es propiedad del "el Chato".
Rumores hay un chorro sobre la separación de la estación y del diario. Con la medida desaparece la barra de noticieros, entre ellos el de mi jefe, Mario Alberto Mejía. La Quintacolumna sale del aire por la censura del gobierno del estado. Basta escuchar lo que dijo Marín contra el programa, y qué pensar de lo que dijo de Mario y de Arturo Rueda. ¡Uy y qué tal con aquella versión del millón de pesos mensuales que pagaron al dueño de la estación a partir de que salga el programa de la 1010am!
Hoy hablaba con un muy buen amigo, preocupado por lo que pasaba me dijo que prácticamente era tan grave como lo ocurrido con Lydia Cacho. También creo eso. Incluso dijo que había que cuidarnos. Que el golpe, que la censura, vendría acompañado de alguna reacción en cadena.
¿Esta es la libertad de expresión en Puebla?
Con la mudanza, creo que ya ni extrañaré a la máquina de café, con eso de que nos mudamos a un mini centro comercial, je.
Por lo pronto, la suerte está echada.

lunes, septiembre 25, 2006

5 maneras de definir al Inmundo Animal

1.- Sentimentalmente confundido.
2.- Laborlamente curioso.
3.- Escolarmente procupado.
4.- Familiarmente indiferente.
5.- Economicamente mal.

De todas la opciones ninguna resulta grata al 100%.
Digamos que la que comienza será una semana decisiva.

domingo, septiembre 24, 2006

Putita

A esta hora ya debería estar en la oficina.
El problema es que eso no me pesa. Me pesa un poco el sentimiento provocado por una noche de rameras, priistas, vírgenes, marihuanos y homosexuales.
Y ahora en mi mente siento como si bien de me definiera la rola de los Babasónicos... "Putita". Ja, en esta ocasión la putita seré yo.
¿Cómo va la rola?
Creo que dice...

Sin piedad dejas atrás un séquito de vana idolatría...
Sos tan espectacular que no podés ser mía nada más (tenés que ser de todos).
La piel, los labios, donde roza la bambula serán mi prado, mi vergel.
Ya sé... que el camino a la fama no significa nada si no hay un ambición
¿Cuál es?
Hacerte muy putita, probar tu galletita con toda devoción.
Ya sé, ya sé cual es...
Ya sé...

Y así me sentí.
Me sentí un poco mierda en una noche de rameras, priistas, vírgenes, marihuanos y homosexuales.
Un poco mierda y otro tanto putita.

miércoles, septiembre 20, 2006

No more drama

Desde niño, cuando llueve, siento que un dedo se inserta sobre una tecla de piano.
Que el sonido, cual onomatopeya sería un tin… tin… tin… tin…, se escucha como si fuera gota de lluvia. Una gota de lluvia sobre hielo, hielo dejado por la helada que cayó en el 89 allá en mi tierra. Helada que por cierto, provocó la depreciación de los quintales de café y una crisis económica en los mexicanos que lo cosechan. Crisis de la que aún no se reponen.
Quizá por esas fechas escuché ese dulce pero agudo tono.
Hace unos años… por culpa de Mary J. Blige escuché el mismo tono… cuando escuché por primera vez No more drama.
La tipa se desgarra la voz con esa interpretación.
Recién me encontré con la rola, recién la metí al iPod.
Y ahora la repito con esa manía mía.
Como si ese sonido con que inicia representara un dulce dolor, como el de la soledad acompañada. Como cuando me la pasaba jugando entre los retazos de tela del taller de mi madre. Como cuando terminaba antologías de Monterroso en una esquina de la biblioteca de mi prepa. Como cuando llegué a Puebla y daba de vueltas por las calles del Centro Histórico. Como si estuviera contento con la melancolía que cargo en estas fechas que el 15 de octubre se ve tan inminente.

______
La pic se la chacalié a don Ronaldo. Ahísta su crédito para que no diga que no hay admiración.

martes, septiembre 19, 2006

Flú

¿Será el estrés?
¿Serán las noticias?
¿Serán los cambios?

Pues quién sabe, pero este Inmundo Animal tiene gripa. Otra vez…
Dice Cobayo que ando bajo de mis defensas, que debo hacer mis tres comidas y dejar la dieta chica Ibero.
Dice Havot que quizá es su culpa por aquello de la mojada en el grito.
Pero, mi cuerpecito dice que debo dormir un poquito más.

Mis bracitos, cuello y piernas se sienten como desvencijados.
Mis ojos andan rojitos de las lagrimas.
Mi escritorio ‘ta lleno de papel de baño lleno de mocos.

La verdad es que ahora lo único que pido es un baño de agua casi hirviendo, un tecito de canela, un sándwich —mi bocadillo nocturno pues—, poner Hoppipolla de Sigur Ros para arrullarme, meterme a mi cama, con mi cobertor de Mickey Mouse —sí, de Mickey Mouse. No se burlen que me lo regaló mi mamá (q.e.p.d.)— taparme hasta los hombros y esperar una vez más la alarma del reloj para, una vez más comenzar de nuevo otro día de chamba.
La neta, es que quiero que me chiqueén.

domingo, septiembre 17, 2006

Visita


Cuando levanté la mano a la mitad del pasillo en la CAPU nos reconocimos inmediatamente.
Es curioso el saber poco de una persona y estimarle demasiado.
Hoy en la mañana Havot se regresó al DF.
Vino a Puebla para pasar los días patrios.
El fin de semana transcurrió divertivo, apurado, un poco engentado.
Havot me acompañó mientras esperaba las mentadas de madre para el góber (las cuales no llegaron, me cae que los poblanos no tienen memoria).
Havot es curioso. Parece un niño, pesar incluso que es mayor que yo.
Tiene una sonrisa que aparece pocas veces.
Pareciera meditar casi todo lo que ve a través de los cristales del camión.
Ese día del grito terminamos en un antro decadente y vacío.
Al otro buscamos pozole para calmarle el antojo.
"Gracias por dejarse conocer", dijo hoy que se despedía.
"A veces a uno le hace falta descargar las corazas", algo así me dije a mí mismo mientras él terminaba de comerse una ciruela.
____________
*Ah, la foto se la debo a doña Griscel que ahí andaba dando lata el día del grito.

martes, septiembre 12, 2006

OST

Ayer y hoy anduve de a zombie.
A pesar de tener unas rolas en la bolsa, siguen dos canciones dando lata en mi cabeza.
Una de la Joss Stone. Una güera que canta como negra, dirían aquellos críticos con tintes de xenofobía.
¿Cómo va?
Ah... creo que dice así:

I've got a right to be wrong
I've been held down too long
I've got to break free
So I can finally breathe
I've got a right to be wrong
Got to sing my own song
I might be singing out of key
But it sure feels good to me
Got a right to be wrong
So just leave me alone

La otra rola fue letal.
Se la debo a la señora Luz Casal. Pinche vieja.
Me descubrí llorando cuando pasaba por los lavaderos de Almoloya. Fue su culpa.
La voz llena de melancolía y tan... vaya... contundente en lo que siento.
El coro dice:

Grita al mundo, rompe el aire
hasta que muera tu voz,
que el amor es un misterio
y que importa sólo a dos,
correremos por las calles,
gritaremos tú y yo
que el amor es un misterio
y que importa sólo a dos.
Yo no quiero cusar pena
sólo por mi condición
de mujer rota en escencia
y herida en el corazón
no habrá un hombre en este mundo
que me vuelva a hacer caer,
porque sé que si se marcha
besaré el suelo otra vez.


Zaz con el inMundo y su corazón a flor de piel.
Así sigue.
La cicatrización provoca más ansiedad.
La ansiedad más rascadas en cuello, oreja, barriga y ahora frente.
Hoy en la mañana noté que mi piel cunde en infecciones.
Digamos que esas dos canciones son el original soud track de mi ansiedad.
_________________
*La foto, donde se me ve un poco de papada, es de marca Bibis. Una de la serie que me regaló mientras echabamos la chorcha un día antes de mi cumple.

jueves, septiembre 07, 2006

¿Feliz cumpleaños?

Un día antes de mi cumpleaños, pensé publicar mi lista de regalos.
Un día antes pensé echar desmadre, desayunar con Cobayo, comer con Marco, cenar y empedarme con Selene.
Un día antes pensé en esperar abrazos.
Pensaba incluso en postear las fotos que la Bibis gustosa me tomó mientras esperábamos en Profética.
Un día antes, imaginé que me olvidaría de la chamba.
Hasta que supe que ocurrió esto.
Ahí solía haber un puente. El kilómetro 107. La entrada a Necaxa, pueblo en el que crecí 17 años fue arrasada por el lodo. El gobierno dice que sólo murieron cuatro personas. Pero allá lloran por seis almas.
Ingenieros Civiles Asociados (ICA), empresa propiedad de Bernardo Quinta Isaacs, que labora en el tramo de la construcción de la autopista México-Tuxpan trabajó en la base del cerro de Necaxaltepetl. Explotó material pétreo y debilitó este pequeño lugar en la sierra.
Los trabajos pesados, sumados a las lluvias provocaron la tragedia.
Ahora la entrada principal es zona de desastre.
Mañana celebro mi cumpleaños ahí. Dicen Pau y el Yorch que echarán atrás la fiesta sorpresa.

lunes, septiembre 04, 2006

Mudanza a Caronte #2

¿Mi mundo?
¿Cómo sería mi mundo?
Sería como Caronte.
Anoche llegué a su superficie. Volando, en un sueño, volando en mi microbús.
Cuanto se tocan nuevas superficies, cuando uno busca líquido en nuevas tierras, ese momento es cuando nacen cuestionarios a uno mismo.
Y ahora que me bajo del microbús espacial —comprar una nave es carísimo— me hago un titupuchal de preguntas.
¿Hay agua? ¿Hay vida?
¿Habrá juegos de mesa? Espero no, porque los detesto.
Por lo pronto… me dispongo a hacer su cartografía.
La bronca es que no sé de qué color es.

domingo, septiembre 03, 2006

Ya qué

Que siempre no.
Mi carnal no se casó.
Tampoco fui al pueblo.
Menos hubo operativo.

Que viene mi cumple.
Tendré 24.
Lo cual no me hace muy feliz.
No sé si es por la sensación de ser más viejo.

Que no hay varo.
Debo pagar el curso.
Rico no soy, ni me he ganado la lotería.
Habrá poco dinero para "festejar".

Que ando quejumbres.
Que ando con antojo de chalupas.
Que ando sentimentaloide.
Que ando pobre, hiperbruja.

jueves, agosto 31, 2006

Blog day?

Eso sí no lo sabía.
Yo ignaro, lo reconozco, no sabía que el día 31 de agosto es el día del blog.
Vaya y si hay día hasta para las pitayas, porqué un blog no tendría su día.
Según lo leído en blog de Dimensión Oskar, resulta que las cifras 3108, por su similitud en las grafías con la palabra BLOG.
B L O G
3 1 0 8

No sé en dónde, pero dicen que se parece, así que ese es el número que identifica un día y mes para celebrarlos. Vaya, para que no se fuera el dato es este breve post.
Aún así, el mio lo celebro por aquellos días de diciembre, que andaba en Chilpancingo y nada tenía que hacer. Y zaz, así de sencillo ocurrió el tener este espacio.

Inmundo Nius

Finanzas
En la bolsa tengo cuatro pesos, un condón -que me regaló Tocho, con eso de que ya sabe que ando "soltero"-, mi cartera vacía y nada más.
Esta quincena larga de agosto obliga a darme golpes contra la pared.
Siempre me pasa, mis finanzas no son las mejores... debo implementar políticas de austeridad para que el curso de actualización de la universidad no me deje sin calzones.
Vaya, y si he vivido en un país en crisis desde que nací... ¿por qué no he de comenzar a volverve un poquito más neoliberal?, vaya, ¡por lo menos en mi bolsillo!

Espectáculos
El chou de hoy fue la tardanza conque llegué a la procu... por morboso fui a ver la presentación de Expoamor y Doña Blanca, la torturadora, que ni está cubierta de pilares de oro y plata, pero sí me rompió un pilar a mí su puntualidad, por primera vez en su administración inició una rueda de prensa a tiempo. Vaya, y hoy si hubo nota... seis ex madrinas de Tlaxcala y Puebla tenían la más organizada de las bandas de robacoches.

Policía
¿Sangre? Pues... sangre habrá el sábado en casa, nada de homicidios. Pero, algo me dice que yo seré el tasajeado. Como se casa Alfonso... pues la familia volteará a ver, otra vez, al único soltero. That's me. Chale... ¿será un buen momento para sincerarse? ¿Para decirles que no me quiero casar?

Ciencia y tecnología.
Pronto llegaré a Caronte, el planeta al que me mudé después de que Plutón perdió cualidades como para dejarlo en los libros de texto (así como la masturbación, la homosexualidad, los fajes y los frees, dejaron de tener de importancia para la SEP en Puebla y para Darío Carmona, supersecretario).
No sé. Se siente bien vivir solito, en un planeta que no se comparte, en el que no te peleas con el Principito, en el que la rosa pues puede volver a nacer, donde el zorro no es tan inseguro. Donde el Piloto aquél no se perdió.

Política
Yo, como buen funcionario del Góber Precioso: "Prefiero... no hacer comentarios al respecto", y pegar la carrera a mi Suburban. Espero el viaje a Huauchinango sirva para mejorar mi relación padre e hijo. Espero me ayude a pensar y por fin terminar de leer "Los extraditables".

Salud
El plan A: Anorexia. Va bien. Perfecto para estos días de vacas flacas. Mi dieta de chica Ibero va viento en popa. Agua en las mañanas, cigarro al mediodía. Kate Moss, muérete de envidia.

martes, agosto 29, 2006

De tres en tres

Ring ring en la oficina.
—Mundo… Te paso llamada—dice la Yadi, telefonista chistosa, tremendo personajazo de la oficina.
—¡No quiero! ¡No estoy!—grita el inMundo Animal.
—¡Es tu hermana…!—replica la Yadi.
—Uy… ¡menos!—dice el inMundo que está tremendamente ocupado con su nota.
—Ay grosero—
—Bueno ya. Pásamela—no hay más que atender al llamado familiar. Yo qué iba a saber que la conversación sería reveladora.

Carnala Miriam: ¿Qué onda Mundo? ¿Cómo estás?
Inmundo Animal: Pues en la chamba. Y tú.
CM: Bien. ¿Estarás en Venta Grande en el fin?
IA: Ah, no sé. Ya había planeado ir al cumpleaños de tu hijo, no tengo chamba pendiente. Quizá sí vaya.
CM: ¿No has hablado con papá?
IA: Sí. Que por fin tienen teléfono fijo… ¿no?
CM: Sí. ¿No te ha dicho más?
IA: ¿Cómo qué?
CM: Poncho se casa.
IA: ¡¿Qué?!
CM: El sábado, al mediodía. Después será el cumpleaños de Rodrigo.
IA: ¡Oh!
CM: Bueno ¿cuándo llegas?
IA:
CM: ¿Mundo?
IA:
CM: ¿Sigues ahí?
IA: ¿Poncho se casa?
CM: Sí. Eso dije.
IA: ¿Por tercera vez?
CM: Sí… ehmm.. ¿Qué tiene de malo?
IA: No…. Nada, nada, nada.
CM: Ah bueno… ahí te veo entonces.
IA: Aja…

Al parecer la costumbre en la familia es casarse tres veces. Por lo menos eso pasó con tres de los Velázquez. Exceptuando a mis hermanas mayores —Blanca y Claudia— y a mí, único soltero de la familia, el resto de la familia se ha casado en tres ocasiones.
Mi papá, Miriam y ahora Poncho. ¡Zaz! Así es esto del abarrote. Boda en Venta Grande.

lunes, agosto 28, 2006

Cualquier parecido con mi realidad, es mera coincidencia.
Así a veces deambula uno por el mundo.
Así a veces deambula uno de inmundo.
FEELIN'//InMundoAnimal.
FOTO//El compa Ronaldo.

Simple kind of life

For a long time I was in love
Not only in love, I was obsessed
With a friendship that no one else could touch
It didn't work out, I'm covered in shells
And all I wanted was the simple things
A simple kind of life
And all I needed was a simple man
So I could be a wife
Gwen Stefani puede ir a chingar a su madre.
Duele.
Con esa palabra se resume una balada de pop rock.

sábado, agosto 26, 2006

Mudanza a Caronte #1

Pues Plutón desapareció.
Ayer recordé. Recordé la cabecera de mi cama.
Sobre la cortina mal teñida algún día dibujé un planeta.
Un planeta pequeño, mal hecho, sobre el cual una escalera de lazo daba esperanza de algún día habitarlo.
Un árbol era el unico tripulante del planetoide.
Hasta que en sueños lo colonicé.
Al puro estilo de El Principito, entre sueños habité en él.
No llegó ningún piloto con boas dentro de cajas dibujadas, a la vanidosa rosa que encontré entre mis sueños preferí drenarle el agua y volverla naturaleza muerta, entre sueños el zorro algún día apareció.
Más bien, reapareció, viviendo la metáfora que siempre apliqué a mi vida.
Metáfora que dejé, metafora de la domesticación, un modo muy sencillo para expresar el puro miedo a dejarse llevar.
Anoche descubrí que ese planeta es Plutón.
Fue casual, con su desparición de la calidad de planeta también me cayó el veinte que ese lugar de ensueño -al que únicamente alcanzo en sueños- no existe.
Apenas me caí de esa escalera de lazo.
Dejé al planeta de la rosa, del único árbol fértil, aquél donde apareció el zorro.
Me mudo.

lunes, agosto 21, 2006

El misterio de los mil usos de un pasquín

Recién me llegó un foward. Me morí de la risa. Y le agregué unos comentarios.
Y es que, a pesar de que los odio, de que me caga que atiborren mi mail, de que a veces me toca combatirlos a bases de notas periodísticas (cuando se le antoja a Rueda), este que acabo de leer es una joya. Bueno, lo es para uno que trabaja a diario armando un periódico.

Los mil usos del periódico
a) Usos domésticos.
Madurar aguacates, recoger la basura, limpiar los vidrios, envolver el pesebre (cada navidad), alinear las patas de la mesa coja (odio cuando pasa), empacar la vajilla en la mudanza, tapizar la jaula de los periquitos australianos, recoger las porquerías del perro, cubrir los muebles y el piso antes de pintar, por si el carro gotea aceite, matar a las molestas moscas y demás insectos rastreros, en una crisis hacer las veces de papel higiénico.

b)Usos educativos
Castigar al perro en el hocico cuando se orina en la casa (yo por eso no tengo perros), recortar letras y fotos para las tareas de los niños (mis vecinas siempre lo piden), construir caretas, elaborar títeres, hacer barcos de papel en un día lluvioso, arrancarle en el pedacito en blanco de arriba un pedacito para anotar números de teléfono (¿quién no ha hecho eso?).

c) Usos comerciales
Ensanchar zapatos (?), rellenar los bolsos para que conserven su forma (doble ?), envolver la carne, empacar clavos en la ferretería, hacer un sombrero de pintor. Dar trabajo a voceadores y periodistas (este punto me ofendió), envolver flores, cortar moldes de modistas y sastres (mentira, mi mamá —q.e.p.d.—, los hacía de papel de china) hacer rulos y crepé, envolver cuadros.

d) Usos festivos
Para prender los asados y barbacoa, rellenar los regalos sorpresa (no recomendable cuando es un oso de peluche blanco), fabricar el embudo de mago que desaparece el agua (¡como le hacía Beto el Boticario!).

e) Otros usos
Para fabricar mensajes anónimos, para no ensuciarnos el trasero en el estadio, hacer bolitas y pegarles a los compañeros de clase (fuchi), como paraguas para que el aguacero no dañe el peinado (el crepé o los rulos que se hizo con otra sección del periódico), para que "los malos" de la película se escondan, para envolverse en el y no sentir frío (recomendado por todos los pordioseros).
¡Ah y para leerlo!

sábado, agosto 19, 2006

Algo así

And after waiting, fighting patiently on my knees
All the other stuff tired itself out first, not me
And in its wake appeared the touch and call of a different breed
One of the steps is getting wise and got me there and then got me
—Algo así dice Fiona Apple en “Oh sailor!”



En una semana de quejas, de no querer pararme por el zócalo mientras filmaban una película de balazos y convertían a Puebla en Salamanca, descubrí que el Inmundo Animal es un ente zocalero, que en tal lugar de calles conocidas y reconocidas es que examino mis peores pensamientos.

Tras perder ante una producción gringa mis territorios, ya pude volver a sentarme en la fuente de la Plaza de la Democracia para ver el bajo nivel de agua, reflejarme tres segundos y entender como con un oráculo lo que debo hacer.
Esperar, o algo así. Eso me dijo la fuente. Pareciera que no estaba en drogas cuando me dio el mensaje. Pero desde ese viernes que paseaba con mi sobrino Rodrigo, cuando le convencía en que no debía de tener miedo por ver “Monster house” e intentaba el niño comprender al Ángel Custodio, fue que noté que seguían varios afiches por todos lados de la ciudad, señalética que aún provocaba ver a Puebla como una ciudad europea de petatiux
También este viernes que pasó me deshice de los hechos, y firme una carta no responsiva de lo que dicte mi malhumorado corazón en combinación con mi cerebro que se prepara para la depresión anual.

De ese fin de semana conservo la repetitiva frase de Fiona Apple:

Oh sailor why'd you do it
What'd you do that for
Saying there's nothing to it
Then lettin' it go by the boards

También conservo la ternura que me provocó Rodrigo y su charla:

¿Tío? Tú no tienes mamá... ¿verdad?
Está en el cielo... ¿verdad?
Porque entonces... si es así, yo no tengo abuelita.
Pero... ¿puedo decirle abuelita a Adriana?

Ademas, tengo que decir que no a las mezclas:

4 chelas
2 tequilas
4 vodkas
Y mucho menos whisky, al whisky ya no llegué...

Me dicen que las respuestas ambiguas sólo crean confusión.
Pero a veces lo ambiguo sirve para subrayar el pendiente que guarda una tarea.
Por cierto. La foto me la tomó doña Bibianiux mientras pajareaba a unos pasos de la Plaza de la Democracia, cerca del Carolino.

lunes, agosto 14, 2006

Susurros en un puño



Esta noche siento que camino sobre hielo frágil
Que doy un paso, que doy dos pero tropiezo.
El eterno destino del error.
De caer y levantarse.

Cuando las cosas no salen bien, viene una canción triste a mi cabeza.
Duermo arrullado por ella y emerjo en un mundo que no será.
En mis sueños escapo a Costa Brava.
En mis sueños aparecen enormes casas de arena.
En mis sueños camino a esa casa, la casa de mis certezas
En mis sueños ocurren dos cosas a la vez, me ahogo en Costa Brava y renazco entre una cama de conchas y arena.
En mis sueños…

A espera del octubre quince, parece que habrá un adelanto, un plan emergente al corte de listón de mi próxima depresión.
He formulado un plan que me quite las penas que aparecen.
Perderme de septiembre a noviembre arropado entre tibios cobertores.
Despertar listo para las fiestas, donde poco importa si estoy contento.
O mejor quizá aparecer hasta año nuevo.
Aparecer cuando sirva de algo. Cuando no dañe. Cuando no la cague.
Cuando mis ambiguos mensajes y mis exigencias de cambio no importen.

Todavía queda una quincena de días a este agosto que me ha asombrado.
Todavía le queda tiempo a este mes que quiero asesinar por la espalda.
Pero para mi aún vive del poco aire…
Del vaho que dejan mis muchos suspiros.
Suspiros que susurro a muñecas que caben en un puño.

domingo, agosto 13, 2006

¡Cumbia!

Caminé tres pasos fuera de la casa.
Termo en mano, mochila al hombro seguía a Selene hacía su carro.
Me puse los audífonos.
Y comenzó la rola, la más jota de todas las que he escuchado en voz de Gloria Trevi. Con ese toque de I will survive y el conmovedor inicio de aquella perseguida por el escándalo.

Tú me hiciste sentir que no valía
y mis lágrimas cayeron a tus pies
me miraba en el espejo y no me hallaba
yo era sólo lo que tú querías ver

Y de repente explota.
Con todo lo que representa:

Y me solté el cabello, me vestí de reina
me puse tacones, me pinté y era bella
y caminé hacia la puerta, te escuché gritarme
pero tus cadenas ya no pueden pararme
y miré la noche y ya no era oscura, era de lentejuelas

Y recordé la noche en el Víctor Hotel.
No tuve que recordar más, el cuerpo ya cargaba la penitencia de la salida.
Habría demandado a Iván Mange por la cruda que me provocó su alcohol de quinto
patio en su antro con mezcla VH1.

Y todos me miran, me miran, me miran
porque sé que soy linda, porque todos me admiran
Y todos me miran, me miran, me miran
porque hago lo que pocos se atreverán
Y todos me miran, me miran, me miran
algunos con envidia pero al final, pero al final
pero al final, todos me amarán

Y me cayó el veinte carajo. Qué pedo… ahora es...

O como dijera Selene, parece que ahora es Melrose Place.


Y me solté el cabello, me vestí de reina
me puse tacones, me pinté y era bella
y caminé hacia la puerta, te escuché gritarme
pero tus cadenas ya no pueden pararme
y miré la noche y ya no era oscura, era de lentejuelas


Que todo se parezca cada vez menos a un sit-com gringo.
Que todo salga bien es mi deseo. Ah, el logo es creación del Grinch tiene su historia chequen el bló de la Flor de Calabaza.

jueves, agosto 10, 2006

Dos cantaores y una noche tibia

Corrió por mi piel un pequeño impulso eléctrico. Parecía un escalofrío. No sé si eso fue.
Fue quizá la voz de Niña Pastori desgarrándose como buena cantaora de flamenco.
“Devuélveme la vida”, pedía una y otra vez, ah y el Saenz le hacía los corillos.
“Devuélveme la vida”, repetí en mi mente mientras me acomodaba el suéter y bajaba las mangas para cubrir bien mis brazos. Quizá sí era frío. Quizá era la voz de esa mujer.

“Vete de mí”, de El Cigala también provocó lo mismo.
Cuando lo escuchaba en el Ágora de la UDLA en lo que fue un desafortunado evento. Al pobre tipo le tomó tres horas llegar a Puebla, eso recuerdo. Le gritaron de todo los inconformes. Los fanáticos se lo soportaron. Yo iba gratis. Me esperé y me llevé una de las más grandes emociones que una canción brinda.

Algo me dice, espero no ahuyentar al dichoso y multicitado destino, que hoy dormiré tibio. Arrinconado por cierta alma par.
Algo me dice, y mi cuerpo lo confirma, que mi cabeza comienza a enraizarse en tierras ajenas. Que mi ego comienza a ser dominado.
Algo me dice que el medicamento de la compañía ayuda. Que a pesar de que dos canciones de renuncia me ronden la cabeza provocan el ánimo de una larga estancia de mis sentimientos.

domingo, agosto 06, 2006

De otros mundos


—¿Oiga joven? ¿De dónde es? —me preguntó una memelera que de lujo cocinó una salsa roja.
—¿Conoce Necaxa? ¿Conoce Huauchinango?—le dijo el joven.
—Ah. Ya decía yo que hablaba muy bien el español como para ser árabe—remató la señora embarrándome en la cara el poco mundo que he vivido.
Por tal sentimiento hoy me vino un arranque:
Quise amanecer en otra ciudad.
Atenerme a otro horario.
Conocer otros quehaceres.
Esas ocasiones, esos arranques —quizá afortunadamente—, son sólo suspiros. Establecerse… enraizarse… ¿hace daño?
¿O será que muy dentro de mí tengo un alma errante?
¿O será que es pura envidia por no nacer ni bengalí ni gitano?

jueves, agosto 03, 2006

Opiniones

Leo dijo:
—La próxima quincena, o dentro de veinte días que te crezca más el cabello vamos a degrafilar el mechón—y dijo esto tomando mi cuero cabelludo desde el centro de mi cabecita hasta la nuca.

Yo dije:
—¡Perfecto…! ¿Qué es degrafilar?—
Algo me explicó el chavo de la estética donde siempre me corto el cabello y que en esta ocasión me dejó el pelo como mohicano.

Paulina dice:
“Degrafilar es que te rebajen el cabello con una navajita.”
Confío en Paulina.
Esto del nuevo look.
Todo mundo en la oficina lo notó.
¿Qué tan gacho está?
Luego posteo fotos para esperar diversas opiniones.

El Efra

A Efraín se le extraña.
Se le extraña por un chingo de cosas:
Efraín y su pasión por el table.
Efraín y sus planas, sus notas y madrazos.
Efraín y sus promesas de que rápido entregaría sus guías
Efraín que siempre anda en quiebra -como yo-.
Efraín que siempre pide aventón -también, como yo-.
Efraín y su "ya voy".
Efraín que soñaba pesadillas protagonizadas por Iván Mange.
Efraín y su PROCESO, revista que todo mundo le robaba.
A Efraín se le extraña.
A Efraín lo hospitalizaron el fin de semana pasado.
La causa fue la hipertensión nerviosa que le venía atacando.
Ni critico porque a todo mundo algo le puede tocar así, todo gracias a este oficio.
Pa' mi, como diría Rueda, que le hacen falta unas lecciones de valemadrismo al puro estilo de Héctor Hugo o de Selene.
Los compañeros preguntan por él.
Al parecer vuelve pronto a la redacción.
¡Te queremos, Efraín, te queremos!
(En la gráfica el chaparrito del Efra levantando cordialmente su dedito medio, creo que por su expresión... yo tomé la foto. No me acuerdo.)

miércoles, agosto 02, 2006

Vagi y Panti

Pues dicen que soy su protector
Su pantiprotector.
Chata. La quiero.
Y por su culpa recordé al Pantita. A Pantaleón.
Al de las visitadoras. ¿Y sabe qué?
Yo también tengo mis viejas... yo no las padroteo.
Usted es una de ellas.
¡Pinches viejas!
De veras que sus hormonas no ayudan.
¿Pero cómo evitar quererlas?

martes, agosto 01, 2006

No pida lluvia

Me he sentido bastante solo.
El único que me ha acompañado es Bellatin, él y sus Flores.
Con extrañeza recibí el préstamo de Don Cobayo, creo que su libro favorito.
Con cuidado he tratado el libro por aquél aviso precautorio de su dueño.
Hoy casi me infarto, casi se moja con todo lo que escupió el cielo.
Hielo en coquetos trocitos, cayó cuando iba montado en un democrático microbús Ruta 3 hacia la oficina. Y es que la boca se me hizo chicharrón.

Alrededor de las cuatro de la tarde subí al camión.
Un tufo de sudor entre las paredes de lámina hacía mucho menos placentero el viaje.
Había de acostumbrarme, unos 25 minutos viajando en tal hojalata tenía que soportar.
Tomé Flores entre mis manos. Lo tomé con cuidado.

Leí al parecer tres de sus independientes historias.
Tres de sus pétalos deshojé hasta que el humor me interrumpió.
El calor me provocó mal humor. Una rendija descubrí abierta… fue como el paraíso encontrar gotas de lluvia en el parabrisas del endemoniado camión.
Recordé cómo en la sierra todo se refresca y reverdece con la lluvia.
Olvidé que no estaba en la sierra.
Casi invoqué una de esas lluvias de octubre.
Y eso tuve por quince minutos, pero en una tromba.
Incluso el camión se inundó.
Por compañeros de viaje tenía una familia. Escandalosa, bastante escandalosa.
Parecía que no conocían el agua, peor de extasiados se pusieron al ver el granizo.
Yo estaba harto.
No se quitó el calor.
Se empeoró el bochorno.
No podía bajarme.
Las calles eran ríos y aún colgaba para llegar a la oficina.
Yo no soltaba mi morral y cubría con él a Bellatin y sus Flores.
La histeria de la lluvia, de una catástrofe natural, de un libro probablemente mojado, terminó cuando mi neurosis y el agua cesaron.
Todo, tres segundos antes de bajarme del microbús.
Demonios.
Me urge un auto.
Aunque algo me dice que ni un auto habría borrado en mi esa sensación de soledad.
(FOTO/ULISES RUIZ)

lunes, julio 31, 2006

jueves, julio 27, 2006

Dos mujeres y un Capote

Por una mujer volví a pensar en Truman Capote.
Fue culpa de la procuradora Villeda, mientras esperaba para verla a sazón de una entrevista. Truman volvió hecho un reportaje. Un reportaje en las páginas de Proceso, sobre cómo reencarnó en Seymour Hoffman para la movie “Capote”.
En el escrito -que ya unos buenos meses tiene de publicado- leí cómo Truman llegaba al tuétano de sus entrevistados, cómo casi establecía esa conexión al puro estilo del síndrome de Estocolmo con aquellos que estaban a merced de su mente manipuladora.
Mientras leía me sentí observado por un horroroso retrato. La fingida sonrisa de Mario Marín, enmarcada por esos labios con un carmín casi de puta, me daba pánico, me asqueó la hora y cacho que estuve esperando.
No tuve más remedio que sumirme en la historia de Truman hecho Seymour, Seymour hecho Truman.
***
Por otra mujer conocí a Truman Capote.
Y mi memoria, retornó una vez más a ‘A sangre fría’.
Recordé lo mucho que me marcó la historia de Perry, aquél amante, ladrón, asesino, protagonista de uno de los crímenes que causaron el mayor de los revueltos en los 60’s en Estados Unidos.
Aquél que terminó enrolado con Truman.
Aquél que conocí por Lilia Vélez.
***
Alguna vez en la universidad, cuando Lilia era mi profesora de Géneros Periodísticos, terminó dando una de esas lecturas sicarias, por encargo, teníamos que chutarnos equis o ye lectura.
Una de ellas fue ‘A sangre fría’.
Si mal no recuerdo fue la primera de varias en el semestre.
Lilia me llevó a Truman.
Truman me llevó a lo que hoy practico —o intento practicar— a diario.
Truman Capote, reconocido por crear la novela de “No Ficción”, por volver periodística la literatura, por lo menos, oficialmente.
“Soy un drogadicto. Soy un maniático. Soy un alcohólico. Soy un genio”, dicen que reza uno de los diálogos de Seymour Hoffman a nombre de Truman Capote
***
En estos días me reencontré con dos personas básicas para llegar a mi oficio.
A Lilia tenía unas dos semanas de no verla.
Le saludé en la Upaep, cuando su vida aún no tenía la pena que hoy carga.
A Truman tenía más de dos años de recordar. De leerle.
A Lilia le di ayer el pésame por su padre, don Alfonso Vélez Pliego. Hombre que conocí por opiniones de terceras personas. Hombre al que yo no le tenía mayor estima.
Ayer tenía que darle un abrazo.
Por lo que sembró en mi con pequeñas prácticas de lo que se convertiría en mi oficio.
Por el dolor de su luto, luto que entiendo.
A Truman lo releeré pronto.
Me alojaré con él este fin de semana. Visitaré aquél submundo, tan tibio, tan acogedor para un padawan-reportero.

domingo, julio 23, 2006

¿Qué decir?

¡Señor, señora, señorita! ¡Pásele, pásele! Olvídese usted de consolar o consolarse por algún plantón no oficial en su agenda. InMundo Animal Home&health products tiene para asteé un cómodo y útil, superpráctico y muy conveniente...

Manual para dejar de sentirse mierda
(¡Formado por 5 sencillos pasos!)

1.Si no va a llegar, cancele.
2. Duerma lo suficiente, pero no exagere.
3. El valemadrismo elimínelo de la agenda.
4. Si planea un fin de semana de ensueño, jure que no sucederá.
5. Mejor no haga planes.


Este manual es perfecto para tardes moteleras, fines de semana lluviosos, sábados de cruda moral y física, así como domingos de Sony Entertainmet Television o de redacción vacía. ¡Disfrute ahora de la eternidad de sus tardes vacías en completa soledad! Y recuerde, ¡las disculpas de poco sirven!

sábado, julio 22, 2006

"Ay Mundo... ¡¿dónde has estado en toda tu vida?!", me dijeron mientras rolaban el divino paquetito.
"¿Dónde he estado, a dónde voy?", me preguntaba yo mientras corría al baño del Garotos.
Le raspé a la bolsita. No fue complicado.
Vía respiratoria me llegó la serenidad tras tremendo berrinche.
Un segundo bastó para sentir dormida la lengua, para eliminar el cansancio en los ojos e incluso para recobrar ánimos y tomar otras dos cervezas cortesía de Dario.
Amanecí tibio. Amanecí acompañado, un poco ido, pensando si mi vida se ira con probaditas exóticas de lo prohibido.

jueves, julio 20, 2006




Si las musas no me acompañan

1. Pajareo en el chat
2. Me pongo disperso
3. Pienso en masturbarme
4. Divago
5. Armo mil cofradías en mi contra


Si ando inspirado... no escribo este tipo de listas estúpidas.
Ingenio, ojalá despierte pronto.

lunes, julio 17, 2006

Paranoia

One last thing before I shuffle off the planet,
I will be the one to make you crawl,
So I came down to wish you and unhappy birthday.
Someone call the ambulance…
There's gonna be an accident!


Infra-red de Placebo comenzó a sonar en mi vacía casa.
Esperé que el agua estuviera como para hervir pollos, el resfriado ya había colapsado mi nariz y el cuerpo cortado atacaba mis articulaciones.
A casa había llegado como sopa, apenas eran las tres de la tarde y en el Centro Histérico me había topado con tremendo chubasco, signo de que el corto verano sería interrumpido por la temporada de lluvias en Puebla.
No sé porqué, pero me sentí observado. Toda la mañana, mientras estuve en el Centro…
¿Sería paranoia?
Cuando saludaba a doña Mago, cuando estaba en el café con Selene y Armando, cuando caminaba solo a casa de mi hermana, sonaba una parte de la canción que fue el soundtrack de mi día.

I'm coming up on infrared,
There is no running that can hide you...
Coz I can see in the dark.
I'm coming up on infrared,
forget your running, I will find you.

Mientras que caminaba por aquellas calles pares me atacó la enfermedad, mal que desde las elecciones impedí que se apoderara de mi cuerpo. Primero es lo primero, por una gripe no dejaría de reportear el 2 de julio.
La verdad es que ahora la enfermedad ya me importa poco.
Y se nota.
Ya está en todo mi cuerpo.

One more thing before we start the final face-off,
I will be the one to watch you fall,
So I came down to crash and burn your bagger's banquet.

Espero no caer en cama.

Someone call the ambulance.
There's gonna be an accident!

Espero dejar de sentirme vigilado.

I'm coming up on infrared,
There is no running that can hide you.
Coz I can see in the dark.
I'm coming up on infrared,
forget your running, I will find you...

Así termina la canción...
Y para explicarme cito una de tantas conversaciones de Msn:
“... es cómodo ser expectador, que no sepan nada de uno... vigilar a los demás y hundirse en el anonimato...”
La verdad es que quizá, con gripe, atrapado por el catarro, es que no me gusta ser vigilado.


viernes, julio 14, 2006

Tarea

Edmundo Velázquez Vargas
MORFOSINTAXIS
Curso de actualización de Ciencias de la Comunicación
TAREA 2.

Ejercicio de redacción
Redactar brevemente una respuesta a la siguiente pregunta:

¿Cómo cambiar al mundo?

Alguna vez una amiga, que se puso a filosofar vía chat, me dijo:
“Tenemos que hacer algo por el planeta, se está muriendo y nosotros tan campantes no hacemos nada, ni le ponemos remedio”.
Yo, asombrado por el comentario de mi amiga le respondí recordando a uno de mis cartonistas favoritos:
“Decía RIUS en su último libro, ‘La poca lipsis que nos viene’, que la mayor plaga del planeta somos los seres humanos. Coincido con él. Si me dices que te proponga algo a favor del planeta yo te recomiendo que implementes un genocidio y después de cumplirlo te suicides”.

Con este comentario la conversación terminó cuando mi amiga me pidió no volver a hacerme el simpático con ella y que la tomara más en serio, pero conservo la graciosa anécdota porque me recuerda que no puedo cambiar al mundo, simplemente puedo vivir en él con cinismo, inocencia e ironía.

El cinismo para ser tolerante con gente que busca alevosamente escalar sobre los demás en esa moderna visión de la ley de la jungla; inocencia, para mantener frescura e interés en aquellos eventos poco prometedores, y la ironía, para disfrutar incluso las lecciones difíciles de la vida. Los cambios al mundo vendrán, los cambios a “mi mundo” llegarán preparándome más, aprendiendo más.

miércoles, julio 12, 2006

Pulpo en su tinta

Creo que comienzo a quedarme ciego.
Confundo a personas y necesito una letra más grande para leer.
También necesito mejorar mi caligrafía. Escribo cada vez peor. Mi letra está espantosa.

Y sin embargo he notado que la inspiración regresa.
El aliento vuelve.
El pulso cerebral se controla.
La sangre… la sangre se agolpa en otras partes.
Creo que también necesito de duchas frías.

Cambia quizá mi vista, cambia quizá mi letra.
Pero parece que yo me mantengo tan básico.
Tan despistado como siempre, tan yo.
Tan necesitado de unos cursos de semántica, dice Tuza.
Tan urgido de abrazos de fin de semana.

Hoy me descubrí sonrojado por un halago vía telefónica.
Hoy me descubrí dando los primeros pasos.
Hoy me retome.
Y encontré como pulpo en mi tinta.

lunes, julio 10, 2006

Inocente palomita

Dijo Marco que tengo cara de inocente.
Coincidí con él.
Después razonó que más bien mi cara era de lujuria.
Lo negué rotundamente.
Yo no soy lujurioso. Ni soy libidinoso. Ni un ser extremadamente sexual.
Digamos que inocente, puro y casto.
Y la verdad es que hoy tengo mucho sueño y pocas ganas de postear.

Mala memoria

Ah qué memoria la mía.
"¡Te pasas!", me dijo la Susana vía chat.
Resulta que el viernes pasado me salí yo muy campante de Profética.
Con mi copia de "Tan lejos, tan cerca" de Meneses bajo el brazo, con dos drinks y una chela encima, me dipuse correr a mi casa para después trasladarme con doña Selene a casa de Margarita Argüelles.
Y olvidé pagar mi cuenta. Lo juro, lo olvidé.
Dos horas más tarde, Machado me hablaba para preguntarme por quién pagaría el bagel de verduras marinadas que me tragué. Ante la penosa ocasión, él fue el elegido.
Así que con esa reputación que me queda, como deudor y comecuandohay, no me queda más que citar a los clásicos: "¡Qué oso wey!".
Hasta a la pobre Susana hice correr al cajero para pagar mi cuenta que a todos mis conocidos les cobraron allá.

sábado, julio 08, 2006

Cerraron el Gigante

Zaz. No lo había visto cerrado.
Aquí compré por primera vez cuando llegué a Puebla.
Triste, no mucho, pero triste.

jueves, julio 06, 2006

Cruda política

Con la resaca de una semana dificil es que termino este jueves.
Con una llamada infortunada y un leve dolor de cabeza.
Con nuevo presidente, a menos de que los tribunales electorales funcionen.

El viernes toca comida con la Magocha, a la que tengo miedo de asistir si de política se habla. En la tarde, presentación de un libro de Menéses.
El sábado va el primer día de curso en la Upaep, el regreso pues a la escuela.
Al mediodía la Susana me tienta con invitarme a comer. Además esa noche es el cumpleaños de Miguel, en el Antro, ese lugar me gusta, me trae buenos recuerdos aunque no sé si iré.

Tengo cosas por hacer, y lo peor es que la única cosa que hoy quería hacer (dormir con compañía) se frustró con un berrinche compartido.
Antes de irme de la oficina hablaré más leperadas con la Tuss (en la foto) y me liberaré un poco, otra vez, de la presión que fue no dormir bien una semana.
Por cierto, así como luzco de aturdido en la foto, es como me siento.
Pero la presión es menos, pero la cruda política comienza.

lunes, julio 03, 2006

Menos de un puntito porcentual

Son las dos y veinte de la madrugada.
Después de un día de comidas apuradas, carreras de una casilla a otra y más de siete tazas de café que resultaron ser laxantes, menos de un punto porcentual decidirán qué pasará con este país.
Y es que… de veritas, yo no era pejista y tengo miedo, —en dado caso que gane AMLO— es de terminar como los miles de votantes que en el 2000 confiaron en Fox, frustrados y en terapia.
Yo no era pejista. Me volví, lo decidí. Dice. Sí. ¿porqué chigaos no?
Y zaz.
Minutos después tenía el crayón en mis manos y daba de vueltas al interior de la tiendita esa de campaña donde te metes para que nadie te vea votar.
Y aunque a esta hora ya se me borró la tinta indeleble, el nerviosismo de mi voto no se me quitará… de aquí al miércoles… y después cargaré con él seis años.
Como pecado o como virtud.
Ya veremos.
Aún así, AMLO aún no gana.
Aún así, FeCal aún no gana.
Aún así, mi patriotismo, mi interés por el país, por el verdadero espíritu de cambio y demás cuestiones que me definen como ciudadano se ven reflejadas tan poquito, pero tan poquito, que son mucho menos que la milésima parte de un punto porcentual.
“A este punto... pos ya me vale madre el que gane”, dijo el Zeus.
A este punto... pienso igual.
Ah. La foto es del chingón de Ulises Ruiz.

domingo, julio 02, 2006

Me la hicieron cardiaca.
A mí y a todo México.
Pero...
Peje el toro no ha muerto.

martes, junio 27, 2006

Depresion pre electoral


En esta semana no sé qué será de mi vida.
En esta semana no sé qué pasará con mi país.
En esta semana mi humor está alicaído.

Mal empezó mi semana.
Mal domingo tuve.
Ya quiero que llegue el siguiente domingo, ya quiero que esta semana termine.
Pareciera que no la sobreviviré, apenas es miércoles…
Siento que el destino me orina. Y partidario de la lluvia dorada no soy.

Por eso, esta depresión me obliga a proponerle una tregua a todos mis sentimientos.
Me declaro en standby ante toda duda.
Me dispongo a darle la espalda a toda euforia.
Pienso poner un letrero de no molestar, a casi todo, y a casi todos,

Mientras, me debatiré entre las más grandes dudas.
Espero responderlas.
Espero entenderme.
Si tocan, y no estoy, no piensen que ando muerto, vaya, ni siquiera ando de pachanga.
Es simplemente una depresión pre electoral.

lunes, junio 26, 2006

Olores que me encantan

Amo el aroma de la pólvora al encenderse un fósforo, el perfume de la tierra mojada debajo de un álamo después de llover, también
cuando la piel se refresca después de un baño tibio y el destello de un pistilo de alcatráz mojado por el rocío.

domingo, junio 25, 2006

Cantando coplas


Y siempre estoy rompiéndome la voz
Cantando coplas bajo tu ventana,
Amor sal ya, que este trovador…


Y no me acuerdo qué más dice la Torroja en esa rola de “Los amantes”. Mecano me vino a despertar recuerdos cuando regresábamos de Huauchinango, doña Tuza, don Cravioto, Paulina, Igor y un servidor.
Pues al InMundo Animal le regresó la vida en un suspiro y dos estrofas compuestas por Nacho Cano.

A las Velázquez les daba por poner en un volumen muy alto a Mecano mientras se hacían los obligados crepés para irse a la discoteca… (¿dije discoteca?). Mi madre ya sabía lo que tramaban cuando comenzaban a intercambiarse faldas o chamarras entre ellas, cuando le pedían prestados ciertos aretes y además le rogaran porque intercediera con mi padre para que las dejara llegar después de las dos de la madrugada.
Su estrategia casi nunca fallaba. Todas ya hechas un forro, se iban al cuarto de mi padre y lo agarraban medio dormido, a eso de las 10 u 11 de la noche.
Si mi padre no escuchaba muy bien, era un sí seguro. Si aún lo encontraban despierto a él le importaba un carajo si estaban muy arregladitas, era un no seguro. Ahí es donde mi querida madre entraba al quite. En una de esas hasta el carro les prestaba.
Y cada que escucho a Mecano me acuerdo de sus crepés, y sus calentadores, cuando se preparaban para salir. Y ahora que me doy cuenta, bastantes rolas de ellos me sé, bastante las disfruto, y entre mis cds no tengo uno solo donde se escuche la voz de la Torroja, ni las letras o la música de los Cano. Pronto uno me compraré. ¿Cuál estará mejor?

miércoles, junio 21, 2006

Entre medios


Me divertí.
Me la pasé bien.
Vaya, hasta me manifesté.

Por primera vez hablé en público. No me trabé (tanto como esperaba), no me aburrí (aprendí mucho más de todos los que considero mi profes en esto del periodismo), no me la pase mal. Me puse una playera con consigna (y aunque me veía gordo, eso de llevar las frases célebres del góber y Kamel Nacif al pecho y espalda me hizo reir bastante).
Siendo sinceros, la verdad no tenía claro cuál sería el escenario de ese día en el Centro de Convenciones.
Fue el martes 20. El Coloquio Entre Medios citó a varios periodistas, a un montón de gente que trabaja en esto de lo que vive el pobre padawan, aprendíz de reportero, que soy.
Días atrás, sorpresivamente me invitaron para platicar del fenómeno del blog que tanto se aproxima a ser una vertiente del periodismo, versión 2.0, como dirían por ahí.

En las mesas saltó el tema del gobernador.
Y le dieron con tubo.
La mayoría criticó el pésimo manejo de medios que tuvo a principios de su mandato (que, sólo si tiene mucha suerte y un tráfico de influencias entre Dios y el destino, llegará a los seis años en el poder), pero antes que la madriza a la elite, o por lo menos al representante, me agradó más que a la gente que se les habló, se les dijo la verdad sobre un medio.
A través de la experiencia de bastantes compañeros y teachers de la reporteada -de los que reconozco a don Mam, a Zeus Munive y a Martín Hernández- se introdujo tras bambalinas a aquellos que sólo conocen de manera velada cómo trabaja un medio, un periódico, o un programa de radio.
Dice doña Ivone Caballero, una de las organizadoras, que la cosa quedó chida. Habemos bastantes satisfecho.
La pregunta que ahora me queda es: ¿Legitimamos al góber con esta crítica?
Yo creo que no. Eso parece, nada más.
Creo que en la vorágine que viene, no le exhime de culpas, y en tal escenario un coloquio armado en estas condiciones no le ayuda en mucho.
Por cierto, la foto me la tomó doña Tuss que me fue a echar porras, como varios de mis cuates, pero que quede claro que la foto es puro backstage. Me agarró rascándome, como es mi costumbre cuando estoy nervioso.
Ah, y eso de "Entre medios" me recordó el lema de la obra de teatro de aquellas cuarentonas: "Entre mujeres podremos despedazarnos, pero nunca hacernos daño". Ja, pero aquí no aplica.

domingo, junio 18, 2006

Ese pez no quería vivir

Eso pensé de principio cuando llevé el cadáver del pobre Efraín a la nevera del refrigerador.
Como no tenemos tiempo, le haremos su funeral en un respiro que tengamos Selene y yo.
Pues resulta que el pececillo se mató. “Quizá no soportó el frío —dijo Selene haciendo conjeturas sobre el trágico destino del pez betha— se fue hacia abajo, hasta abajo del jarrón y se atoró el pendejo”.
Si fue equis o ye la causa del deceso, una depresión, un suicidio, una muerte natural…eso ya no importa. Ahora en medio de mi casa, ahí en la sala está el jarrón lleno de agua y piedras nomás. Ya sin pez.
Resulta que el viernes en la mañana pasaba por la sala, cuando observé muy quieto el jarrón que un día llevaba de habitar Efraín.
Observé por arriba, y nada. No estaba. “Pinche pez no se puede ir de juerga”, pensé. Me fijé más abajo, y me tranquilicé. Noté una aletilla flotando… después noté su coletita azulada también flotaba… A lo que no le descubrí movimiento fue al resto de su cuerpo. Estaba muerto. Bien muerto, requetemuerto. Vaya hasta torcido el pobre Efrían.
Selene me obligó a hacer la inhumación del cadáver.
Al jarrón lo despojé de las conchitas y me tardé unos cinco mi minutos en sacar las el resto del adorno, incluidas las piedras donde se había atorado o suicidad, vaya usted a saber, el chingado pez betha.
Ni modo. Así es esto.
Poco duró la primera mascota en territorio rebelde.

jueves, junio 15, 2006

Cosas por hacer

1. Dar el primer pago del curso fast track de la titulada.
2. Ver la movie de Luis Mandoki. "¿Quién es el señor López?".
3. Mandarle a mi padre su regalo.
4. Tomarme unas chelas mientras hago como que me gusta el fútbol.
5. Comprarme un cd del que tengo ansias locas por poseer.
6. Sacarle una foto a la nueva casa de Efraín, el pez.
7. Investigar quién carajos es JEJE.
8. Mandar el saco a la tintorería.
9. Ahora sí ir a clases de yoga el domingo.
10. Hablar en serio.

lunes, junio 12, 2006

A tono


Todo mundo está metido en el Mundial.
El inMundo se contagió el domingo.
Ganó la selección y me puse a dar de brincos en la casa de mi hermana con los dos últimos goles.
La chamba cinco minutos después fue checar el aroma a chela en la Juárez; me divertí haciendo la crónica, pero tuve mucha envidia:

Yo quería una chela, una caguama, ya de perdida una pata de elefante de bacacho.
Yo quería bañarme de espuma e irritarme la piel.
Yo quería mecer carros y grafitearlos en la Avenida Juárez. Como le pasó al pobre automóvil de doña Tuza. Ahora "El Polvorito", como le dicen de manera cursi a su Clío, tiene una chapita en lo que sería su mejilla derecha, vaya, en el guardafango.
Yo quería pasearme sin más preocupaciones… montado en un carro, gritando en la banqueta.

Tuve las ganas y el antojo. Se me quitaron cuando me di cuenta que no me apasiona el fútbol.
Nomás me di cuenta que me encanta el desmadre.
Por cierto, el viernes que juega México… ese viernes es quincena, es día libre, y prometo festejar, gane o pierda ante Angola.
Prepárate hígado.

A continuación un decálogo que le agregué a la crónica publicada en este lunes que está por terminar.

Cómo no verse ridículo
en un día de celebración

A continuación un pequeño decálogo para hacerse notar tras la tensión de un partido mundialista. Aplique la usanza que más le agrade.

1.Úntese pintura verde, blanco y rojo en los cachetes.
2. Embriáguese con la cerveza de su elección, de preferencia en la calle.
3. No olvide el nuevo modelo de Nike que viste a la Selección Mexicana. Ahora que si no hay dinero, cómprese el pirata.
4. En el caso de ser una damita, haga renacer el estilo Chiquitibum —la tendencia retro es lo de hoy— utilice la ombliguera.
5. Si es usted varón pierda el miedo, encuérese y báñese de espuma.

6. Ponga a todo volumen el “Da, da, da”, que tan bien canta Francisco “Kikín” Fonseca. ¡Hágase notar!
7. Vista a su perro. Que se note que también el canino está a tono con el mundial.
8. La bandera, como buen símbolo, debe estar en el cofre del carro. El efecto es mejor si usted posee una combi.
9. Corra como si fuera Omar Guerra, o vuele con su capa de bandera nacional en caso de que algún policía lo agarre orinando en la avenida Juárez.
10. Sea un aficionado creyente, ponga una veladora al santo de su agrado para que a México le vaya mejor con Angola.