lunes, abril 17, 2006

Cara de fuchi

¿Extrañe la oficina?
La verdad... no sé.
Los que si se es que entre la sierra, entre la huasteca de Hidalgo, entre los caminos perdidos y las carreteras con miles de desviaciones, con ene número de señalamientos, se vive bien.
Marco y yo nos movimos de Puebla a Tlaxco, de Chignahuapan a Zacatlán; me reencontré con mi hermana y volví a ver a papá. Descubrí que la alarma en la fortaleza de hierba existe y que Adriana está preocupada. Me olvidé por completo de gente que debí buscar y a quien busqué no la encontré.
Hoy de nuevo me deja ciego el monitor de la computadora que parece conquistar mis pocas neuronas.
Hoy extraño a conocidos pasajeros de mi piel y pregunto que demonios fue de ellos.
Hoy estoy cansado, acabo de sentir la resaca del camino a ninguna parte.
La mueca de fuchi está justificada, el escenario está equivocado.

3 comentarios:

Lady G dijo...

Rayos... esa cruda realidad que nos hace ciudadanos de la urbe (llámesele como se llame... Me encantó el pet... quise adoptar un gato.. pero no se me dan los exámenes de opción múltiple...
Saluditos
LG (importada desde UsuarioX blog)

Cocodrilísimo dijo...

Pues busque a aquellos que pienses que son merecedoras del tiempo. Y no olvides a aquellos que te pisaron el alma. Vaya... Vaya.

lebrel dijo...

aaaaaaaay como hemos cambiado
que lejos ha quedado aquella amistad...a eso me supo este post a esa bella canción tan melancolicamente alegre de los presuntos implicados
salud!