miércoles, enero 19, 2005

Virgo, ascendente en aries

Maldigo mi suerte que tan mal me hace obrar. Que me logra llano, que da doble monotonía.
Hoy me dijeron que era un mal profeta. Me dijeron que la cartomancia no es mi fuerte. Me amenazaron, me dieron un adios en abonos.
También me dijeron que no veo más allá de mi nariz, me encerraron en el mundo que yo mismo inventé, lograron derrotarme y ahora no pienso cambiar la concepción de un mediocre ser que en potencia encarno.
Hoy se burlaron de mis tontas concepciones, en la cara me echaron todo el drama de mi ser.
Hoy mi mente es pecera de antojos, de resoluciones incompletas, de medias tintas, de pesares y malos proyectos, de poca coherencia, de mucha locura.

Amanecí de nuevo encerrado en un sueño.
Era una habitación pequeña dentro de una casa de dos plantas. Degradados rojos en las paredes. No recuerod ventanas ni muebles.
Una escalera en mi paso que nunca ascendí. Una nipona con vestido de novia de gasa que me cocinaba y pedía ser parte de su vida.
No quiero desposarte, le decía, no quiero, no me gustas ni creo gustarte, continuaba hablando yo desesperado por sus ruegos sin sentido.
Giró el sueño como una cámara en película independiente, ahora la nipona me veía a ls ojos arrodillada cocinaba algo en una hornilla. Movía el sartén, yo me desesperaba, la pateaba, como perro le ordenaba que se fuera, que cerrara la puerta y que no dejara entrar el frío.

El sueño se acabó. Desperté en mi cama. El ruido del celular fue el que tronó mis tímpanos. Encendí el radio y el boiler también. Me metí al baño y no soporté mi ser.

Unos preguntan si fabrico una depresión, otros preguntan con qué dinero viviré, unos afirman el contrato que puede sacarlos de mi vida, otros parpadean como interfaz gráfica del chat. Hoy comenzó mi día con un poco de repudio propio. Y creo que terminará igual por saberme ese ascendente en aries, nunca de ascendente piscis, es otro virgo que apareció por allí. El mismo que celebra tragedias propias, el mismo que echa lumbre simplemente por querer por ser él.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Virgo!!... Mis huevos que!!!

En ocasiones es frustante que el mundo que cada uno de nosotros construye para vivir, se caiga a pedazos, talvez sea a consecuencia de nuetsro actos, otras tantas es consecuencia de personas que opinande nuestro trabajo o de nuestra persona, sin embargo no son nadie para criticar un modo de pensar y un modo de vivir y de disfrutarla, esas criticas son sólo encaminadas a ampliar los horizontes, no es más que un empujon que uno necesita para no ser el mismo que siempre o el almenos ayer.
Si te hicieron ver como un mediocre, eso basta con doblegar el orgullo de un virgo, un aries, un cancesr o el animal que quieras, todos somos iguales, y bueno sólo conosco a la persona Edmundo, no conosco al animal, y la persona lucha por mejorar, y sé que lo hará, y no se encasillará en talvez sólo su mundo.

Atte. Benito Sánchez... Sin ningun compromiso te escribo.!!!